Palabras del Presidente Iván Duque en la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora

Discurso

Palabras del Presidente Iván Duque en la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora

Bogotá , 26/07/2021

 

 

 

Bogotá, 26 de julio de 2021

Para mí es muy especial este encuentro. Y lo digo encuentro, porque de pronto también la palabra seria esa bella, decían, juntadera.

Estamos unidos para celebrar colombianidad, para celebrar ancestralidad, para celebrar diversidad, para reconocer legado y tradición, pero también, para entender que se ha trazado un camino que tiene que tiene ayudarnos a cerrar las brechas y, ciertamente, hay brechas que han perdurado históricamente y que es nuestro deber cerrar.

Son muchos los recuerdos y la razones que pasan hoy por mi mente cuando pienso en cada una de estas maravillosas mujeres que hoy han sido reconocidas.

Y yo quiero contarles a ustedes una anécdota. Siendo yo niño, mi madre, Juliana Márquez, que está con nosotros, se esmeraba para que tuviéramos gusto por la historia, para que la entendiéramos, para que tuviéramos esa inquietud.

Y recuerdo como Revivamos Nuestra historia, que era un programa de televisión los fines de semana, que era producido y dirigido en toda su línea editorial por el historiador Eduardo Lemaitre, decidió sacar adelante con otras programadoras una serie llamada ‘Bolívar, el hombre de las dificultades’.

Y recuerdo que, en esos episodios de la niñez del libertador, nacido un 24 de julio de 1783, que perdió a su padre a los 3 años y a su madre los 9 años, él recibía una nueva madre, y una madre que le enseñó a amar al prójimo y a tener gran sensibilidad social.

Esa madre era Hipólita e Hipólita era bellamente interpretada por Leonor González Mina. Esa madre del libertador, que sembró en él la lucha por la libertad de todos fue crucial. Pero a mí me quedó grabada esa imagen, querida Leonor.

Y gracias a esa imagen, yo puedo decir hoy, que todo lo que has hecho por el arte en nuestro país ha dejado huella. Pero gracias a ti, nosotros sacamos adelante las becas Hipólita para formar maestros y doctores de las comunidades afrocolombianas en todo el mundo.

Tú nos hiciste sentir y vivir la historia, nos hiciste vibrar con tu música y lo sigues haciendo. Y eso nunca se olvida.

También, pensando en Totó, tuve en la familia el gusto por la música. Mi madre, también, desde muy niños, sacaba su guitarra y nos cantaba las canciones de los Beatles y nos cantaba las canciones, también, de su tierra tolimense.

Nos hablaba de cómo la música colombiana tenía tantos desarrollos y nos enseñaba a bailar. La primera vez que conocí un mapalé, o un bullerengue, fue por cuenta de mi madre y, quizás, por eso decidí, también, tener un camino en la música en todo mi espíritu.

Pues pasaron los años. Y por allá 1992, (19)93, se hizo un gran concierto por la tierra y uno de mis músicos favoritos que era Peter Gabriel. Le hacía un homenaje a esa gran música colombiana, a esa Totó la Momposina, y la ponía en el escenario mundial. Hoy, también, reconocemos esa gran herencia.

Cuando pienso en Teresita, como le digo yo por cariño Mamá Teresa, recuerdo también a esa gran mujer que se encontraba con el piano y era capaz de llegar a los grandes halls de conciertos en el mundo, y que nos acompañó en la Casa de Nariño para rendirle homenaje al expresidente Belisario Betancur Cuartas.

Ella, tocando con esa finura de sus manos los ritmos más exquisitos, entre ellos, los géneros del jazz, logró llevar esa música colombiana, esa interpretación de la Colombia profunda, para que se entendiera que en el piano de Teresa está, también, el retumbar de siglos de herencia cultural en nuestro país.

Pienso yo en Cleotilde, pienso yo en Zully, y pienso en Petrona, cada una dejando herencias, y cada una dejando huellas en las nuevas generaciones, llegando a la lírica o haciéndolo, también, con la música, tradición y la herencia Raizal comunity. Y pensando, también, en cómo se compone música manteniendo el sentido fulgurante de los juglares que cuentan historias mientras van caminando y viendo el devenir humano.

La historia afrocolombiana

Hoy se reconoce eso a aquí. Y se reconoce, no porque sea simplemente un tributo, se reconoce porque ustedes han forjado una historia afrocolombiana de la cual nos tenemos que sentir orgullosos.

Una historia de la que muy poco se ha hablado en los libros y que es nuestro deber hacerla grande y perdurable, que así como los niños conocen las gestas heroicas de Bolívar, también, entienda la gesta heroica de San Basilio de Palenque, primer pueblo libre de América, que se conozca el trabajo de Benkos Biohó,  ese forjador del San Basilio de Palenque, del cual escribió tanto Manuel Zapata Olivella, a quien hoy también le rendimos ese homenaje por dejar las letras afrocolombianas engrandecidas.

Y que podamos ver en los anaqueles de las bibliotecas familiares colombianas esa literatura de Zapata Olivella, tan humana, tan coloquial, tan sensible y también, poder disfrutar de las letras de Candelario Obeso.

Esa herencia, ustedes la han llevado a una nueva frontera. Y la han llevado a la expresión más bella que es la cultura.

En alguna ocasión, hablando con Néstor García Canclini, en mi vida pasada de gestor cultural, me decía en una frase: “Cultura es todo aquello que recordamos después de haber olvidado lo que hemos aprendido. Cultura es aquello que termina sembrando una semilla perdurable en nuestra conciencia y en nuestro corazón”.

Y la cultura afro colombiana tiene que dejar todos los días esa semilla. Hoy lo vemos, cuando gracias al trabajo, también, del maestro Yuri Buenaventura, con Somos Pacífico, hemos hecho una convocatoria que recoge a hombres y mujeres de ese litoral hermoso y que llegan con sus instrumentos, sus letras e interpretaciones para conquistar los grandes mercados del mundo.

Mujeres afrocolombianas protagonistas

Pero, también, siento que esa semilla crece cuando en nuestro Gobierno, en tres años de Gobierno, han estado tres de las cuatro mujeres afrocolombianas que en toda la historia de nuestro país se han sentado en un Consejo de Ministros.

Hoy, también, le rindo un saludo y un homenaje a mi buena amiga Paula Marcela Moreno, ex Ministra de Cultura y con quien compartimos hace más de una década sueños y anhelos y empezamos a sembrar las semillas de la economía creativa en nuestro país.

Fue Paula Marcela, quien sacó adelante el primer (documento del Consejo de Política Económica y Social) Conpes de economía creativa, por allá a finales del 2009, comienzos del 2010. Siempre recuerdo ese talante y, además, el esfuerzo que diariamente adelanta con manos visibles.

Hoy le rindo, también, un homenaje a Carmen Vásquez, nuestra embajadora de Uruguay y ex ministra de cultura, porque con ella materializamos muchos proyectos de economía naranja que están orientados a que la cultura sea motor de desarrollo, no una utilidad económica, motor de desarrollo. Y que permita que en nuestro país sea la vocación, el talento y sobre todo el capital humano el que ayude a cerrar brechas.

Hoy también saludo con muchísima alegría a Mabel Torres. Y recuerdo el día en que nuestra vicepresidenta Marta Lucía Ramírez me la presentó como miembro de la comisión de sabios. Conversamos mucho. Y, también, recuerdo cuando Marta Lucía (Ramírez, Vicepresidente de Colombia y Canciller) me recomendó su nombre para que fuera ella la primera Ministra de Ciencia Y tecnología.

Recuerdo como Marta Lucía propicio ese encuentro, ya mucho más próximo, en la ciudad de Cali, y hablamos de los derroteros que queríamos abrazar al Ministerio. Ella nos ayudó a edificar ese propósito y hoy nos seguirá acompañando, también, con las comunidades del litoral pacífico de nuestro País.

Y tengo hoy que hacerle un reconocimiento también a Angie Mayolo, nuestra Ministra de Cultura, 31 años, una mujer formada que ha tenido grandes responsabilidades cómo Presidenta de la Cámara de Comercio de Buenaventura, como Secretaria de Desarrollo Social y Económico de la ciudad de Cali, formada en grandes universidades con becas por su talento, por su esfuerzo.

Y que hoy, desde el Ministerio de Cultura no solamente lidera este proceso de irrigar la economía creativa en todo el país, sino de defender la herencia cultural. Y lo está haciendo hoy con lujos y detalles, reconociendo a las grandes mujeres Afros de nuestro País. Gracias Ministra Mayolo por ese liderazgo.

Toda esta historia, también, recoge el espíritu de un Gobierno que quiere seguir empoderando a la mujer y empoderando, también, a la mujer Afro Colombiana.

Yo me siento honrado de que en este Gobierno tengamos la primera mujer vicepresidenta de nuestra historia, en cabeza de una mujer con liderazgo, con patriotismo, y que todos los días expresa ese amor por lo público, como lo es Marta Lucía Ramírez de Rincón.

Políticas para cerrar brechas

Me siento orgulloso de que nuestro Gobierno tenga a una mujer como Jefe de Gabinete, que tenga a mujeres en ministerios tan importantes como el de Cultura, el de Transporte, el de Educación, el de Comercio, en el ministerio que, también, lleva adelante las banderas de la Protección Social que es el DPS, el Departamento de Prosperidad Social, que tengamos en las (Ministerio de las Tecnologías de la Información) TIC a una mujer al frente de esa cartera.

Hemos tenido gabinetes paritarios. Y hoy, nuevamente, nos acercamos y seguimos en toda oportunidad pensando en el empoderamiento de la mujer. Lo hemos hecho en los viceministerios, en los departamentos en los territorios y lo hacemos, también, con políticas como la de (el programa de certificación, Sello) Equipares, donde cerremos las brechas de diferencias salariales entre hombres y mujeres.

Y lo hemos hecho, también, con políticas de emprendimiento femenino, donde podemos decir que, en los programas sociales y los programas de emprendimiento, más del 50 % son mujeres de nuestro país.

Ese empoderamiento de la mujer, también, distingue a nuestra Administración. Y el empoderamiento de la mujer afrocolombiana es para que se inscriba una nueva historia, una historia en el siglo XXI, donde veamos cada vez más mujeres afrocolombianas ejerciendo liderazgo y en distintos sectores.

Yo saludo también a Rossy Lemos que nos ha estado acompañando hoy porque vemos su papel, también, en el periodismo de nuestro país.

Y yo quiero decirles a todos y a todas ustedes que las mujeres que hoy homenajeamos y a quienes les rendimos tributo son las que representan la gran semilla del nuevo talento.

Mi esposa, María Juliana (Ruiz), ha liderado la estrategia Sacúdete, Salud, Cultura, Deporte, Tecnología y Emprendimiento. Ha estado en la Colombia profunda y ha trabajado con el Ministerio de Cultura para que tengamos en los centros Sacúdete un espacio y un lugar para que sea el capital humano el que permita sacudirse en los territorios de mucha lejanía y mucha distancia, para empoderar a los jóvenes y hacer de su talento la fuente principal de transformación económica y social.

Ya este año estaremos viendo los Mega Sacúdete en varios municipios. Pero ya hemos entregado más de 300 infraestructuras con ese sello con la ministra Mayolo y, también, dentro de esa estrategia estamos trabajando con las Escuelas de Artes y Oficios.

Estamos trabajando para recoger la herencia gastronómica. Y tanto así que ya hemos llevado el biche, ese patrimonio, también, de nuestro litoral pacífico, a ser reconocido ante los ojos del mundo como parte de la cultura colombiana.

Estamos avanzando para que nuestros ritmos y nuestros instrumentos alcancen los grandes halls de conciertos. Y queremos que nuestra marimba de chonta, símbolo también de la cultura afrocolombiana, esté dispuesta en las grandes orquestas sinfónicas del mundo, mostrando como en su sonido maravilloso y único se encuentran las grandes melodías para ser interpretadas.

Y nos motiva profundamente que hoy más que nunca tengamos a una comunidad afrocolombiana empoderada.

Y tenemos que avanzar en el cierre de brechas. Angie Mayolo viene de Buenaventura, de esa bella Buenaventura, de tu Buenaventura, Leonor, de nuestra Buenaventura. Y podemos decir que proyectos como el estadio Marino Klinger, proyectos como la conexión Buga - Buenaventura, proyectos como el Centro de Acción Integrado, la nueva plaza y los proyectos para desarrollar industrias creativas están en marcha.

Lo propio queremos hacer en Tumaco, lo propio queremos hacer en Magüi Payán, en Roberto Payán y lo propio, también, lo estamos haciendo en San Basilio de Palenque.

Y quiero hablarle desde el corazón, to a Raizal comunity, we are going to recover Providence and we are going to red wild Providence. Y vamos a ser de Providencia una hermosa y divina Providencia. Y no descansaremos hasta alcanzar ese propósito.

Mi gratitud a todos ustedes. Mi reconocimiento. Y quiero decirles que, de mi vida pasada, como gestor cultural, siempre las he tenido muy presente. Y ahora, cuando hacemos viable la política pública de protección de la ancestralidad y la Economía Naranja, con el mayor presupuesto de la historia para la cultura, queremos que ustedes sigan acompañándonos en sembrar la semilla de que cultura es desarrollo, de que cultura es progreso y que la cultura afrocolombiana tiene que ser sentida en cada hogar de nuestro país.

Muchísimas gracias.

(Fin/mgm/gbf/dlg/vcz/jrp/gaj)

Sistema Web Presidencia


Dependencias Presidencia