Palabras del Presidente Iván Duque durante la presentación de los resultados de la Misión de Internacionalización

Discurso

Palabras del Presidente Iván Duque durante la presentación de los resultados de la Misión de Internacionalización

Bogotá , 9/08/2021

 

 

 

Bogotá, 9 de agosto de 2021.

Yo quisiera, profesor Hausmann y querida Vicepresidenta, hacer unas reflexiones sobre el reporte.

Hacer unas reflexiones sobre la importancia que tiene este reporte para nuestro país. Y, particularmente, poner esto en el contexto de Colombia en los últimos tres años. Y, sobre todo, para los años que viene.

En primer lugar, yo quisiera empezar por reconocer el trabajo en equipo que se ha hecho en este proceso, empezando por el trabajo que ha cumplido nuestra Vicepresidente y Canciller (Marta Lucía Ramírez), el que ha cumplido el Doctor José Manuel Restrepo (Ministro de Hacienda), nuestra Consejera para la Competitividad (Clara Parra), la Ministra de Comercio (María Ximena Lombana), el Ministerio, con todas sus líneas de responsabilidad.

Nuestro ministro de Hacienda, que estaba antes en Misterio de Comercio, ha sido un abanderado de este tema. Nuestra ministra de Transporte (Ángela María Orozco) también, el DNP (Departamento Nacional de Planeación). Es decir, todas las instituciones han estado trabajando en este propósito.

Pero, además, reconozco lo valioso que es tener un grupo de expertos extranjeros y nacionales mirando el presente y el futuro.

Profesor Hausmann empecemos por una reflexión. Colombia lleva 30 años hablando de internacionalización. Podría, inclusive, hablar de tiempos mucho más pretéritos.

Pero nosotros veníamos de un proceso económico, sobre todos los años setentas y ochentas, donde si bien, no estábamos en el dogma puramente cepalino, sí teníamos una economía que era muchísimo más cerrada y que había construido durante varias décadas un proceso de desarrollo sobre la base de sustitución de importaciones.

Vino después la era del consenso de Washington, la presión de la apertura como base la internacionalización a finales de los ochentas y comienzos de los noventas, y Colombia empezó, también, a adelantar un proceso de apertura económica donde las premisas de inserción eran supremamente valiosas.

No obstante, se hicieron muchísimas medidas tendientes a la internacionalización sobre la base de señalar que nuestra economía era muy cerrada.

Y tuvimos un proceso de apertura unilateral que, por supuesto, lo que trajo consigo, también, fue una afectación a muchísimos sectores industriales que no habían hecho la reconversión tecnológica y la reconversión Industrial suficiente para entrar a esas nuevas dinámicas.

Obviamente, vino un gran flujo de importaciones al país. Pero lo cierto es que, también, mucha capacidad productiva industrial se vio seriamente afectada, porque nunca fue acompañado ese proceso de apertura unilateral con la disposición de recursos, apoyo y transferencia de tecnología para tener una adaptación plena a lo que eran esas nuevas dinámicas del comercio.

Obviamente, cual política darwiniana sobrevivieron los más fuertes. Pero el costo de esa transición fue muy alto para Colombia.

Y, por otro lado, Colombia, a diferencia de otros países de la región llegó tarde a la discusión de los tratados de libre comercio.

Primero, veníamos de lo que era el proceso de la Ronda Uruguay, la gran apuesta por el (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio) GATT, toda la gran apuesta, también adicional, por la Ronda de Doha, que se vino al piso.

Y entonces, vino lo que usted y yo discutimos en algunas épocas en el (Banco Interamericano de Desarrollo) BID, que era lo que ustedes llamaban el plato de espagueti, que eran los distintos tratados bilaterales en medio de un comercio internacional, donde los tratados tenían además estructuras disímiles, muy estructurados a partir de la propia capacidad de lobby y capacidad de negociación entre los estados.

Y por supuesto, ahí Colombia, también, llegó tarde. Colombia vino a entrar a las grandes negociaciones comerciales de fondo, de fondo, después del año 2000. Es decir, es un fenómeno de este Siglo XXI.

Teníamos los avances que estuvieron en el G3 en su momento, teníamos avances, también, en la Comunidad Andina. Pero, realmente, los tratados con los grandes mercados internacionales, nuestro país los vino a ver después del año 2000. Y, prácticamente, en la primera década de este siglo.

Allí llegaron los tratados con los Estados Unidos, el tratado con Canadá, el tratado con la Unión Europea, los tratados con Mercosur, el tratado con el triángulo del norte. Empezamos a tener, también, tratados de carácter bilateral con países europeos y ahí Colombia empezó a experimentar, yo diría, un nuevo renacer.

Es decir, hay un marco. Pero aun existiendo ese marco, yo creo que hay un punto crítico y, además, que nosotros lo planteamos en la campaña presidencial, y después en el plan de desarrollo, y es el peso que tienen las exportaciones como porcentaje del PIB (Producto Interno Bruto).

Cuando nosotros hacemos una comparación con América Latina, es cierto que Colombia ha multiplicado sus exportaciones. De eso no hay duda.

Pero las exportaciones, como porcentaje del PIB que registra Colombia, está muy por debajo de países, por ejemplo, como México. Están inclusive como países como Perú. Entonces, nosotros tenemos que aumentar las exportaciones como porcentaje del PIB para que capitalicemos las oportunidades de mercado que han sido abiertos.

Ese es un tema. Lo segundo es que hay una patología latinoamericana que, también, hay que superar, porque el informe que, además, es bastante bueno, yo digo que toca puntos sensibles.

También, a mi modo de ver, debería poner sobre la mesa algo que en el entorno Latino Americano ocurre, y es que el comercio intrarregional es bastante incipiente. A pesar de todos los esfuerzos que se han adelantado, sigue siendo incipiente a pesar de lo que hemos logrado con la Alianza del Pacifico, sigue siendo incipiente a pesar de las reformas que hemos hecho en la (Comunidad Andina de Naciones) CAN y sigue siendo incipiente a pesar de los tratados entre bloques.

Y lo digo porque el comercio intrarregional latinoamericano y caribeño no llega ni siquiera al 40% de las exportaciones regionales. Esa comparación con Europa es dramática, porque el comercio intrarregional supera el 50%

En Asia estamos viendo el mismo fenómeno. Entonces, si hay que poner sobre la agenda no solamente lo que hagamos nosotros individualmente, sino la manera cómo, también, ponemos en el debate la diplomacia regional. Y sobre todo de una política exterior mucho más constructivista e interdependiente, la urgente necesidad de tener un comercio intrarregional más dinámico.

Ahora, existen, también, otros desafíos. Y los desafíos es que por más tratados que hayamos tenido, sobre todo, con las economías más desarrolladas, la accesibilidad de nuevos productos demora. Y demora porque hay barreras arancelarias y para arancelarias también en esos mercados.

Se hicieron negociaciones muy importantes, sin lugar a duda, en un bloque de productos con los cuales teníamos una tradición de décadas, pero el proceso de llegar con nuevos productos sigue siendo profundamente lento.

Colombia le tomó, aproximadamente, 4 años, si no más, llegar con el aguacate hass por, ejemplo, en el mercado de los Estados Unidos. Nos tomó casi 5 años llegar con el pimentón verde que lo hemos hecho recientemente.

Nos ha tomado, inclusive, en el mercado europeo, años enteros llegar con productos que no se producen en Europa, que los producimos nosotros, y que, además, tendrían la posibilidad de cerrar brechas sociales en muchas de las regiones de Colombia.

Y eso es muy importante, también, tenerlo en cuenta en esta discusión, porque no es falta de voluntad de internacionalizarse de los países latino americanos, sino también, poder superar con los grandes bloques económicos mundiales que esa mayor apertura y facilidad en el acceso de productos, también, representa una oportunidad en sí misma para cerrar brechas sociales y aumentar los niveles de ingreso en América Latina y el Caribe.

Importante, también, en el contexto, reconocer lo que hemos tratado de poner en marcha en estos tres años, porque en esos tres años nosotros dijimos que hay que internacionalizarse.

Medidas

Empezamos, prácticamente, desde el primer día de Gobierno a hablar de diplomacia sanitaria y fitosanitaria, de aumentar productos de valor agregado tecnológico y de tomar decisiones de política fiscal y política tributaria que nos ganaran competitividad.

Porque cuando empezó nuestro Gobierno, la tasa efectiva de tributación, cuando se sumaban impuestos nacionales, impuestos locales sobre todo para micro, pequeñas y medianas empresas podía ubicarse por encima del 70%. Entonces, internacionalizarse con esa carga era no solamente difícil, sino prácticamente una tarea titánica.

Entonces, tomar esa decisión era muy importante, pero lo dificultaba, también, una herencia, habernos encontrado con una relación de deuda PIB muy cercana al 50%, y habernos encontrado con un déficit fiscal cercano al 4% del PIB en el año 2018, y una economía que estaba creciendo al 1,7 (%) como nosotros la encontramos.

Entonces, no para mirar hacia atrás menciono esto, sino para entender los puntos de evolución. En los primeros, prácticamente, 20 meses de Gobierno, que fue el periodo agosto - diciembre de 2018 y enero a diciembre de 2019, nosotros pusimos en marcha varias medidas, muchas de ellas frente a las cuales la ortodoxia y algún sector de la academia miraba con escepticismo, y era bajar la carga tributaria para aumentar recaudo y reducir déficit.

Lo cierto es que, medidas que hoy siguen vivas, y que seguirán vivas aun con la discusión de la Ley de Inversión Social, han marcado un hito. Y las menciono. Uno, el descuento del IVA sobre bienes de capital. No se puede internacionalizar una economía dificultando esa transición industrial. Por eso, ese fue uno de los derroteros más importantes.

La segunda, una reducción de la tasa nominal de renta corporativa. Pero, además, permitiendo el descuento –que esta hoy en un 50% y se mantendrá así– el descuento del impuesto de Industria y Comercio llamado ICA, sobre el impuesto de renta de las empresas en el país, que se convertía, también, en una talanquera, en un peso casi que yugular, que también tuvo esa reducción.

La eliminación de la renta presuntiva, muy importante. Y algo que, también, es necesario decir, la creación de un régimen simple a partir del cual se diferencia la tarifa tributaria de micro, pequeñas empresas, medianas empresas, en función de su entrada en operación y su expansión en el tiempo para que tuviéramos una diferenciación en la carga tributaria.

Esas medidas que pusimos en marcha, con el entonces Ministro Alberto Carrasquilla, trajeron los siguientes efectos: Uno, aumentamos el recaudo tributario, entre otras cosas, incorporando el régimen de facturación electrónica en más de un 10% para finales del año 2019.

Redujimos el déficit, a tal punto, que el año 2019 cerró con el menor déficit fiscal en más de cinco años y el primer superávit fiscal primario desde que existe la regla fiscal en Colombia.

Y en adición a eso –eso es muy importante– empezábamos un proceso de estabilización y de reducción aún más acelerada de los niveles de deuda frente al PIB.

Esos tres elementos eran vitales en esta estrategia de internacionalización, porque nos permitieron qué, ir por el mundo y mostrar esas ventajas competitivas y el año 2019 cerró Colombia con un crecimiento económico por encima del promedio de la (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) OCDE, por encima del promedio regional, por encima del promedio mundial.

Y empezábamos a ver nuevos flujos de inversión, sobre todo, apostándole a la transformación tecnológica y a la inclusión de Colombia en las cadenas globales de valor.

Para destacar, una política pública de transición digital liderada desde la Presidencia de la República por la creada Consejería de Asuntos Tecnológicos y Digitales, o de Transformación Digital de nuestro país, hoy fusionada con la Consejería de Asuntos Económicos entendiendo esa importante convergencia.

Y eso nos permitió un trabajo articulado, por ejemplo, con el Ministerio de Comercio, donde entraron tres campañas en simultánea. Una campaña, que nosotros denominamos Estado Simple, Colombia Ágil, donde hemos racionalizado, digitalizado y eliminado más de 2.000 trámites; una campaña para tener una ventanilla única exportadora, que la hemos venido desarrollando, inclusive, también, con todo el equipo de Analdex, la Asociación Nacional de Exportadores.

Y algo que, también, tiene que ver con cómo llevar a las empresas a entrar a los mercados internacionales. Una labor que viene desarrollando el doctor Camilo Fernández de Soto, que la viene desarrollando el Ministerio (de Comercio) para acompañar a las empresas en todo este proceso.

La pandemia

No crea que estoy recreando historia aquí por usar agua bendita, no, no. Lo que estoy diciendo es que en ese proceso cerramos el 2019 y llega el año 2020 y trae una pandemia que desarticula, digámoslo, cualquier libreto. Y que obliga a tener que reaccionar muy rápido y hacer transformaciones muy rápidas.

Entonces, la pregunta es, esta misión, estas reflexiones llegan en momentos de pandemia. Y, por supuesto, nos reciben a nosotros en unas condiciones, digámoslo, un poco más difíciles que otros países de la región.

Un país como Chile lo tomó la pandemia con un nivel de endeudamiento por debajo del 25% con relación al PIB. Lo mismo le pasó al Perú. Entonces, digámoslo, capacidad de endeudarse en mayores niveles, pues era mucho más claro. Nosotros teníamos que enfrentar la pandemia conciliando la salud y la protección de la vida y al mismo tiempo tomando las medidas necesarias para que nuestro país pudiera recuperar actividad económica.

Ese balance, profesor Hausmann, es lo que a nosotros nos permite cerrar el año 2020 sí, con afectaciones, es cierto. Tuvimos la peor recesión quizás registrada por Colombia, pero fuimos una de las economías que menos decreció en América Latina y las que menos decreció en la OCDE.

Tuvimos un efecto en pobreza, también es cierto, pasamos del 37 % al 42 %, pero fuimos uno de los países con menor expansión de la pobreza en América Latina y el Caribe. Gracias a que, a medidas que se implementaron durante la pandemia que tiene que ver con transferencias no condicionadas, con subsidios de nómina que tienen que ver con Sistemas de Garantías de Crédito.

Y es lo que nos permitió a nosotros, a partir de, prácticamente, el tercer trimestre del año pasado, iniciar una senda de recuperación que se consolida en el primer trimestre de este año, donde salimos de la recesión con un crecimiento de 1,1 %, inclusive, superior a otros países de la región que para ese momento se veían mucho más dinámicos en los planes de vacunación.

Y menciono esto, porque este segundo trimestre del año 2021, que estará por conocerse la información de nuestro Departamento Administrativo Nacional Estadística y cuyo interés mío no es tratar de aproximarme a esos cálculos, pero los propios que tenemos en la presidencia nos permite decir que este segundo trimestre, puede estar con un crecimiento entre el 13 y el 15% sino, más. Y eso debe, también, al dinamismo que se ha tenido.

Entonces, ¿por qué enumero esto? Porque las recomendaciones de esta Misión tienen que ver no solamente con los criterios pre pandémicos, sino cómo se van aplicar en el contexto de la pandemia y lo que viene hacia adelante. 

Y ahí es donde yo agradezco profundamente el aporte que aquí se ha traído y, también, me permite a mí señalar mis opiniones sobre los cinco derroteros centrales que ustedes han planteado.

El primero, movilidad humana: La movilidad humana va hacer más difícil en la pandemia y en la pos pandemia. Y lo estamos viendo, no hay medidas multilaterales. Un día unos países restringen a otros países, otros días a otros. Un día levantan, otro día vuelven y las aplican. Un día se pide cierta información, otro día se levanta, se pide otra.

Y estamos en un punto, donde las variables de esta pandemia, o de esta enfermedad, pues van hacer tales que en la medida que haya países que no se han vacunado, pues eso lo único que hará es que tengamos mayores mutaciones y seguramente esas mutaciones serán más dramáticas en los países estacionales y, por ende, también, las restricciones que esos países impongan. Entonces, un elemento a considerar

Segundo: el fenómeno de las migraciones se va agudizar, porque las brechas sociales entre países ricos y países pobres van hacer más grandes.  Entonces, por lo tanto, la presión que van a tener muchos ciudadanos por cruzar al otro lado y, a través de ese cruce, multiplicarse por la tasa de cambio, pues va, sencillamente, a generar muchísimas tensiones.

En el caso particular nuestro, nosotros estamos tomando una decisión de Política Migratoria que es absolutamente revolucionaria, fraterna, basada en tecnología, con los hermanos venezolanos; 1,8 millones de hermanos y hermanas venezolanas que vamos a entregarles el Estatus de Protección Temporal, donde van a poder trabajar y actuaren nuestro entorno. 

Que no hay un país de América Latina ni del hemisferio que haya hecho algo en esa cantidad, en ese volumen y de esa manera. Pero claramente, vamos a empezar a ver más migrantes hacia la Frontera Sur de los Estados Unidos. Vamos a ver más migrantes de África, que ya los estamos viendo. Inclusive, de países del Caribe como es el caso de Haití. 

Entonces, la discusión sobre la Política Migratoria tiene que ser muy bien dada. No puede ser unilateral frente a todos estos fenómenos y requiere, también, una acción de diplomacia colectiva, porque de lo contrario, sencillamente, como lo dice esa canción, no va haber cama para tanta gente, porque no hay política fiscal en el entorno latinoamericano que pueda asumir una vocación ilimitada de migración. 

Y ahí, por ejemplo, es bien importante poner sobre la mesa lo que la comunidad internacional está haciendo por esos problemas. La migración en el caso de Siria, ha contado con un respaldo de la comunidad internacional de 3.000 dólares por migrante. En el caso de Sudán 1.600 dólares por migrante. Y, en el caso nuestro, llega a 300 dólares por migrante.

Eso quiere decir que la presión fiscal va hacer enorme y claro, nosotros estamos manejando 1,8 millones de migrantes, pero necesitamos, también, que el resto del continente trate de homogenizar esas políticas.

Y lo que usted dice, estamos totalmente de acuerdo que están las recomendaciones. Si hay talento que no tenemos, y el talento viene formado y capacitado en nuestro país ¿Se pueden facilitar ese tipo de políticas? Claro. Y, de hecho, necesitamos hacerlo y necesitamos hacerlo, porque eso, también, es parte de la competitividad.

Y en la medida que está llegando más instalación de valor agregado tecnológico en Colombia, también, lo estamos viendo. 

Los flujos de migrantes capacitados a Colombia, también, ha crecido en los últimos dos años y crecieron aún en el año 2020, año de la pandemia. ¿Por qué? Porque han llegado a Colombia gracias a políticas públicas que hemos tomado, muchas empresas de valor agregado tecnológico a poner sus hub de conocimiento, sus BackOffice también en Colombia.

Pero, recogemos muy bien esa recomendación y yo creo que es muy importante elevarla también en el contexto regional.

Lo segundo: La brecha tecnológica industrial, tema muy importante. La transformación, y lo digo a partir de la inversión que detonó el hecho de poder tener una deducción del 100% sobre bienes de capital en Colombia, hoy se está sintiendo positivamente.

Una medida que se toma en el año 2018, y se mantiene en el 2019, y que hoy nos permite ver a más empresas trayendo mejores maquinarias, mejores tecnologías. Pero, además, apostándole también a otras fuentes de energía que pueden entrar hoy también en el sistema de distribución gracias al Smart Twin.

Aquí, por ejemplo, está mi buen amigo, el doctor Gallego, con el hemos hablado en muchas oportunidades.

Hoy Colombia, doctor Hausmann, ha pasado 3 en años de 35 megas de capacidad instalada renovables no convencionales, a tener entre proyectos instalados con instalar en el próximo año y que vendrán además en la nueva subasta a más de 5.800 megas.

Esa es la más importante transición energética, pero hecha bajo un concepto de Smart Green, ¿Eso qué es? Que nosotros tenemos empresas que pueden tener una granja solar en una región apartada de donde tienen sus industrias y lo que hacen es aportarle a la red y se descuenta eso sobre el pago en su tarifa energía.

O tenerla también en el punto de fábrica, donde también tenemos unas exenciones adicionales que nos permiten hoy ser líderes en autogeneración. Y eso no es menor, porque nos ayuda a llevar el proceso de transformación tecnológica con un proceso sostenible de nuevos hábitos de consumo energético.

Si de hecho salimos a la subasta y adjudicados ya 50 megas de capacidad de almacenamiento de energía, que también se agrega a la competitividad de nuestro país. Entonces, yo quiero poner esa tecnología en el tema limpio.

Pero lo otro son los procesos de automatización, y es, nosotros desarrollamos un marco ético para el desarrollo de lo que se conoce como inteligencia artificial. Estamos en un marco de política pública de ciberseguridad, tenemos una política pública de computación en la nube y estamos articulando que esas tecnologías vayan de la mano con una nueva oferta de servicios que pasan durante la pandemia.

Para tenerlo en cuenta, y eso, también, tiene que ver con la internacionalización futura, Colombia logró la mayor inclusión financiera de su historia durante el año 2020. Medidas regulatorias, facilidades a través de transferencias no condicionadas nos permitieron a nosotros incluir a la bancarización a más de 5 millones de ciudadanos en Colombia.

Ese es el mayor impulso al Fintech que hayamos visto, solamente, en un año en América Latina. En GovTech, la virtualidad, el manejo de datos en el Gobierno nos llevó a quedar de terceros en el ranking de la OCDE el año pasado en Gobierno Digital.

Vamos rumbo al primer lugar, estamos avanzando en el tema de cédula digital, estamos avanzado, también, en tener para finales de año los registros civiles de nacimiento también virtuales online. Es decir, estamos tomando decisiones frente a trámites de Política Pública que son vitales y crear, que ya está en versión Beta la carpeta digital ciudadana.

Entonces, estamos GovTech, tecnología industrial articulándose ¿Qué necesitamos ahí?  Que los Planes de Internacionalización también vayan de la mano con medidas para pequeños exportadores para pequeñas empresas. Pero, valga decirlo hoy En HealtTech, en salud tecnológica, estamos nosotros, también, a la vanguardia pasando de miles de consultas al mes a millones de consultas al mes a través de telemedicina.

Entonces, ahí hay otro elemento para cerrar brechas tecnológicas industriales que con las recomendaciones que ustedes nos brindan, yo creo que nos van a nosotros a orientar a dar en este último año de Gobierno pasos y dejar fijadas agendas de Políticas de Estado.

Ahora, comercio. Miren lo interesante. La misión dice, se necesita avanzar en comercio, pero ojo, porqué su comercio en servicios no es muy bueno todavía.

Aun así, en estos tres años de Gobierno, hemos tenido las mayores exportaciones históricas en materia de servicios, las más altas.

¿Por qué? Porque hemos decidido entrar con nuestra diplomacia a compras públicas, porque hemos decidido con nuestra diplomacia entender las necesidades y porque esos lazos con las grandes compañías de tecnología, también, nos van abriendo oportunidades que se derivan de nuestra misión a Silicon Valley en el año 2019 que ha traído cuatro o cinco grandes hub de servicios de back office entre otras cosas para mencionar alguno lo que ha hecho Microsoft o lo que ha hecho también Amazon con sus Web Services en el país donde Colombia se posiciona como ese centro.

Ahora, ¿se tiene que hacer más? Sin duda se tiene que hacer más. Pero ahí, también necesitamos que la integración con los bloques comerciales, también, lo facilite.

Y, interesante, porque la inversión colombiana fuera de nuestras fronteras ha tenido una aceleración tremenda en esos últimos tres años. La inversión más grande de la historia hecha por una empresa colombiana en los Estados Unidos se ha dado en estos tres años, que fue la inversión que se hizo en yacimientos no convencionales, en la cuenca del Permian en Texas, en los Estados Unidos, por parte Ecopetrol.

Pero tenemos, por ejemplo, a Nutresa comprando empresas en los Estados Unidos, entrando en la distribución de alimentos. Tenemos a Argos trabajando en Estados Unidos, participando en el sector de la construcción. Tenemos a Conconcreto, también, entrando en el sector de la construcción. Tenemos servicios financieros. Es decir, nunca antes habíamos visto ese ímpetu tan grande de empresas colombianas de consolidarse como multilatinas.

Y lo propio está pasando en el triángulo del norte, está pasando en Centroamérica y está pasando, también, en el sur del continente, donde empresas como EPM o ISA tienen cada vez mayor participación de mercado, tanto en temas que tiene que ver con interconexión, como programas, también de concesión vial.

Y estamos viendo a empresas colombianas ya en servicios especializados, también, llegar con los tratados de desmonte doble tributación, con los tratados de alcance parcial, que también hemos firmado más de doce, y ahora esperamos la ratificación por parte de la Corte Constitucional, o el visto bueno de la Corte Constitucional, en el Tratado de Libre Comercio con el Reino Unido después del Brexit, que seríamos el primer país de América Latina en firmarlo.

Pero, mencionen ustedes medidas arancelarias y no arancelarias aquí. Está bien. Se pueden seguir revisando. De hecho, lo hemos hecho. Pero es muy importante también revisarla allá. 

Es decir, la Misión de Internacionalización, que nos dice con respecto a las barreras que tenemos con los mercados que ya hemos consolidado. ¿Cuáles son las barreras que siguen existiendo en el caso de Unión Europea? ¿Cuáles son los que siguen existiendo en Estados Unidos? ¿Canadá? ¿Cuáles son las que siguen existiendo con países como Alemania?

Tenemos, por ejemplo, temas sensibles, el tema del cadmio, en el caso del cacao, que sería además un producto absolutamente estratégico para la sustitución de cultivos ilícitos, donde seguimos luchando para tener unos estándares diferenciados y que se entienda demás el valor que tienes exportación.

Lo venimos, también, sintiendo en el caso del aceite de palma, donde nosotros tenemos hoy más de 600.000 hectáreas, y con capacidad de llegar 1 millón, en la medida que se abran esos mercados.  Y es el mayor normalizador del campo y es uno de los sectores de mayor potencial exportador.

No mencionaría, digámoslo adicional, el tema de mejoramiento tecnológico que lo integro con el tema de la brecha tecnológica industrial que está también en el reporte. Pero sí hay un tema institucional que es muy importante tocar, que usted de pronto no hizo referencia en la presentación, profesor (Ricardo) Hausmann, que yo creo que es uno de los capítulos que a mí más me ha llamado la atención.

Y es la institucionalidad. Llevemos el Consejo de Comercio Exterior a abrir unos temas, que siga la Presidencia liderándolos, y yo creo que eso está más quedado. Pero yo creo que hay algo todavía adicional por reconocer.

¿Y es, qué ha ocurrido en los temas de competitividad? Porque internacionalización sin competitividad, pues, es sencillamente una ilusión, es una ilusión óptica. En estos tres años de Gobierno hemos puesto en marcha la mayor aceleración de procesos de infraestructura de autopistas de Cuarta Generación (4G).

Y lo digo porque se hizo muy buen trabajo jurídico previamente, por lo menos en anunciar contratos y demás, pero cuando empezó nuestro Gobierno teníamos grandes retrasos, no teníamos cierres financieros, teníamos muchas de estas autopistas en marañas.

Y hoy, solamente a hoy, tenemos ya concluidos un proyecto, por ejemplo, como el que va desde Girardot - Honda a Puerto Salgar. Una conexión entre el centro y el corredor vial hacia la costa de nuestro país.

Tenemos, en la Costa Norte, la conexión que va desde un punto que es el Palmar de Varela, hasta Puerta de Hierro y Cruz del Vizo, también terminado. Vamos a entregar próximamente la vía de la prosperidad, que une Barranquilla con Cartagena.

Estamos avanzando, también, en la Transversal del Sisga para ser entregado, que conecta el interior del país con la altillanura, tenemos proyectos como Mar I y Mar II para ser entregados, que conectan el interior de Antioquía con nuestras costas.

Estamos avanzando la conexión de lo que es Bolívar, el departamento de Bolívar, con el departamento de Antioquia, Antioquia con el departamento del Santander.

Vamos a entregar 20 corredores de competitividad, antes del 7 de agosto del año 2022. Dejaremos 15 nuevos megaproyectos licitados y estaremos entregando los nueve restantes de 4G, prácticamente en el año siguiente a la terminación de nuestro Gobierno.

Esa es la mayor inversión para la internacionalización logística de Colombia, en adición a la inversión en las vías terciarias, que también es muy bueno ponerlo sobre la mesa, todas estas inversiones, cómo las vamos a capitalizar y son institucionales.

Y cómo se integran institucionalmente, Ministerio de Comercio, Planeación Nacional, Ministerio de Transporte en lo que nosotros hemos denominado la reducción del costo país, para el cual tenemos una política pública de mediano y largo plazo.

Y una diplomacia que, también, tiene que ser una diplomacia para esa competitividad. Ya estamos haciéndolo con energía, lo estamos haciendo ahora en el tema transporte

Necesitamos hacerlo con tecnologías convergentes, para eso hicimos la reforma a la ley de las TIC que nos permite a nosotros llegar el año entrante a 70 % del país con cobertura de internet de alta velocidad e iniciar el tránsito hacia el 5G que, también, es muy importante en términos de tecnologías agregadas; porque no hay inteligencia artificial que funcione si no hay redes de 5G absolutamente veloces. Y eso, también, tiene que ver con la internacionalización que nosotros hagamos.

Y mi mensaje, también, agradeciendo todos estos puntos de la misión, es cómo vamos a seguir haciéndole seguimiento; porque nosotros hemos tenido, pues, misiones muy importantes a lo largo de nuestra historia.

Tuvimos la Misión de Sabios que nos ha dejado unos resultados muy importantes, entre otras, ese que usted, también, resalta, de unir el Sistema de Competitividad con el Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación. Tenemos, también, la Misión Alesina, que en un momento dado fue muy importante para las finanzas territoriales y el ordenamiento Fiscal del país. Tuvimos la Misión Tributaria. Tuvimos en el pasado la Misión Kemmerer, la Misión Currie.

Es decir, hemos tenido Misiones muy importantes. Una que también resalto, la de la Transición Energética, que nos ha impulsado este trabajo en estos tres años. Ahora, lo que queremos es que estas conclusiones que emanan de esta misión de internacionalización, nosotros estemos haciéndoles seguimiento permanente y poniéndolo con unos indicadores que sean incontrovertibles.

Yo diría, el más importante, lo que llamo la prueba acida, ¿cuánto vamos a aumentar las exportaciones como porcentajes del PIB en Colombia?

Ese es un macro indicador. Y eso solamente ocurre trabajando sector privado, sector público.

El Doctor Gallego preside también, aparte de ser Presidente de la Junta de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), dirige el Comité Empresarial de la Alianza del Pacifico

Y en la Alianza, que cumple 10 años, ahora esperamos el ingreso del Ecuador, llega Singapur, tenemos que ampliar ese comercio. Lo mismo con el triángulo del norte, lo mismo con Mercosur, ahí está la más importante de las tareas. Por supuesto, la CAN no se puede quedar por fuera, pero es exportaciones como porcentaje del PIB.

La segunda, Accesibilidad, que nosotros digamos, bueno, de todo lo que aquí se nos dijo, tan importante, traduzcamos esto al cristianismo comercial –y obviamente, para que no se vaya aquí nadie a preocupar, es simplemente una alegoría–, entonces lo digo en qué sentido, que nos pongamos una tarea, cuántos productos nuevos vamos a llevar a tales mercados.

Nosotros ya hemos llegado a China con aguacate hass, estamos llegando con café, aumentando las exportaciones con flores, y ahora queremos llegar con nuestra carne.

Lo propio al mercado de Corea del Sur, país tan importante para nosotros, donde estaremos teniendo una visita estratégica para seguir aumentando exportaciones y trayendo inversión, pero esas son las cosas concretas que tienen que salir de aquí.

Y, por último, cómo nosotros generamos más empresas invirtiendo en Colombia y como más empresas colombianas salen al exterior. Yo creo que ahí, también, nos toca dejar unos indicadores muy claros para dentro de un año y más adelante.

Y cierro diciéndole esto. Cuando tuve la ocasión de trabajar en lo que era el proyecto con el BID, de la creación de la Economía Naranja, diseñamos un marco lógico de siete ideas, que al final del día son siete indicadores que nos hemos llevado a este sector, pero son perfectamente llevables a cualquiera de los desarrollos que tengamos instituciones.

Siete ideas. La primera, información, la información sobre la internacionalización indicadores sencillos, simples, es vital, segundo, Instituciones, que ustedes lo enumeran ahí. Tercero, Infraestructura, que lo he mencionado acá, no está así mencionado en el reporte, pero es que sin infraestructura no hay internacionalización.

Entonces, para nosotros es muy importante, también, evaluar cómo va esa infraestructura mejorando.

Cuarto, Industria, cómo nosotros seguimos expandiendo el número de empresas que se crean, que se proyectan y, además, que logran entrelazarse con las cadenas globales de valor. Quinto, la Inclusión, porque al final del día todo esto tiene que traducirse en mejores indicadores de carácter laboral y social.

La mejor política social que puede acompañar una agenda de internacionalización se llama empleo. Y nosotros hemos lanzado una política de Estado para subsidiar 25 % la contratación de jóvenes entre 18 y 28 años de edad para nosotros generar la mayor cantidad de empleo jóvenes que se ha podido generar en nuestro país.

Rápidamente, tenemos 600 mil empleos para estar en niveles pre pandémicos y lo que siga de ahí en adelante. Pero inclusión, también, significa que esos empleos sean empleos de calidad, formales y estable.

Y está, por supuesto, algo que para nosotros es vital, la integración. La integración de bloques, la integración de políticas y usted mencionaba: hagan algo en la movilidad social. Ya tenemos más movilidad social en la Comunidad Andina de Regiones. Lo sacamos en la Presidencia pro tempore, avanzamos en eso en AP.

Pero esa movilidad también debería, como usted lo dice, tener la posibilidad de transportar los temas pensionales.

Yo no sé si la palabra sea transportar. Yo lo que creo es que hay que ampliar los mercados para nuestros fondos y, sobre todo, en los regímenes de contribución individual en lo que nosotros llamamos, no el régimen de prima media, sino el régimen de prestación definida, porque en eso puede haber mucho más fácil homologación con el resto de países de la CAN y de la AP.

Y ya en lo que tiene que ver con el sistema público, las discusiones que puede existir, es más complejo, porque son regulaciones muy distintas. Pero por lo menos en ese régimen, lo que necesitamos es tener la posibilidad de ver a los fondos actuando y prestando sus servicios en todos esos mercados.

Y, por último, está la inspiración de la internacionalización. ¿Qué me motiva a mí?

Que todo que estamos haciendo, por ejemplo, con iNNpulsa, con los startups, todos los startups que estamos viendo en el país, ojo con esto, no hay uno solo con que me haya topado que no esté pensando en exportar o que no esté pensando en hacer parte de una cadena de valor y eso es vital. Por eso, también, necesitamos unificar con otros países de la región eso criterios.

Excúseme, profesor Houseman, pero usted sabe que a esto me he dedicado gran parte de mi vida. Y por eso me he demorado hablándole en detalle sobre el reporte y lo he podido observar. Lo seguiré leyendo en detalle, pero yo creo que es de inmenso valor para nuestro país.

Y que, además, se ajusta a las seis prioridades de este último año nuestro de Gobierno.

Sin vacunación masiva, no hay internacionalización. Y ya nosotros hemos llegado a más de 30 millones de dosis aplicadas en Colombia, vamos rumbo hacia los 14 millones de vacunación completa y nuestra meta es seguir avanzando, queremos llegar a 35 millones de dosis aplicadas para finalizar el mes de agosto.

Reactivación segura, y es, esta enfermedad no ha terminado. Y voy a decirlo de una forma no alarmista, pero nos toca ser prácticos. Todavía, yo creo que lo peor del covid-19 en el mundo no se conoce.

Y lo digo porque vemos que hay un contagio con otras variantes en otros lugares del mundo, países que no se han vacunados. Pero no podemos ser alarmistas, tenemos es que adaptarnos a una realidad de una enfermedad que requiere vacunación y prevención individual en los protocolos, en el uso de tapabocas, etcétera, etcétera.

Pero esa adaptación es la que nos permite a nosotros avanzar hacia ritmos de recuperación económica, dónde en cada sector las medidas bioseguras sean las que fijen los derroteros.

Yo creo que la posibilidad que esta enfermedad se vuelva enfermedad endémica es muy alta, hoy, con la información científica disponible. Y eso quiere decir que nos tocará convivir con ella de la mejor manera posible.

Tres, estabilización de las finanzas públicas, que usted me decía, bueno esta misión está pensando en el tema fiscal.

También, profesor Houseman, su voz es muy importante y aquí voy a hablar por fuera del entorno la misión, y también invito a los expertos aquí presentes, que hay a mi modo de ver unas decisiones torpes, torpes que estamos viendo por parte algunos actores.

A mí me parece torpe que haya calificadoras de riesgo que estén analizando los países con criterios prepandémicos cuando la pandemia no ha terminado, cuando los costos de las medidas que se han asimilado no han sido sufragados.

Y, por ende, lo más seguro es que estaremos durante los próximos tres años viendo reformas fiscales en todo el mundo en la misma medida que estamos viendo ya anuncios de aumentos de tasas de interés en los Estados Unidos que van a generar todavía más presión sobre el tipo de cambio en los países emergentes y, por lo tanto, más costos de endeudamiento.

Y si esto no se analiza de una forma integral, y abriendo mecanismos de acceso a esa deuda, por lo menos a tarifas que sean sufragarles por los países, yo veo que los países que llegan tarde a esas reformas fiscales van a sufrir demasiado, y ahí vamos a tener retrocesos en materia de competitividad, porque muchos países emergentes van acabar pagando muchísimo más materias primas para tener bienes de valor agregado tecnológico, y eso lo único que hará es profundizar la desigualdad.

Por eso, también, le dejó ese interrogante, porque yo creo que desde la academia es muy importante que usted y los expertos que nos acompañan, también, pongan el en la llaga.

Entonces, tercer objetivo que nosotros tenemos es trabajar por la estabilización de las finanzas públicas, lo vamos a hacer con la ley de inversión social.

Cuarto objetivo, atender a los más vulnerables, es decir que todo lo que hagamos por aumentar el crecimiento, también venga acompañado proteger a quienes más lo necesitan. Y por eso estamos extendiendo la renta básica emergencia nuestra, llamada Ingreso Solidario hasta diciembre del año 2022, para que podamos pasar este año de adaptación y seguir adelante en crecimiento y capacidad de consumo y protección de los más necesitados

Y yo diría que el otro tema central, que tiene que ver con la protección de los jóvenes, que ha sido los más vulnerables, aquí esta misión de internacionalización, queremos llevársela a los jóvenes de Colombia, porque es muy importante, también, para las agendas de emprendimiento, para el (Consejo Nacional de Política Económica Social) Conpes que estamos avanzando en materia del Pacto por la Juventud.

Queremos jóvenes que hagan parte de ese entorno más internacionalizado y, por supuesto, el eje transversal que es la seguridad jurídica, la seguridad pública y la seguridad nacional.

Con esos elementos, yo creo doctor Ricardo y apreciados expertos, para nosotros ha sido un honor contar con ustedes, les agradecemos profundamente

Y creo que hoy esta nueva herramienta nos va a permitir seguir avanzando hacia el cumplimiento de las metas de nuestro Plan de Desarrollo que, como le dije Directora de Planeación Nacional (Alejandra Carolina Botero Barco), nosotros vamos a llegar el 7 de agosto del año 2022 con más del 85% nuestro Plan de Desarrollo ejecutado, con indicadores medibles y eso nos pondrá en el Plan Nacional de Desarrollo con mayor nivel de ejecución en la historia de Colombia.

 Muchísimas gracias.

(Fin/jrp/vzg/lgp/aav/zia/gbf/jgm/dlg/gaj)

Sistema Web Presidencia


Dependencias Presidencia