Palabras del Presidente Iván Duque Márquez en la versión número 33 del Encuentro de Dirigentes del Suroeste Antioqueño

Discurso

Palabras del Presidente Iván Duque Márquez en la versión número 33 del Encuentro de Dirigentes del Suroeste Antioqueño

​Bolombolo, Venecia, Antioquia , 6/08/2021

 

 

 

Bolombolo, Venecia, Antioquia, 6 de agosto de 2021.

La verdad, querido doctor (Hernán) Saldarriaga (Director del Encuentro de Dirigentes del Suroeste Antioqueño), yo no tengo sino gratitud y aprecio.

Yo le dije a usted que acá vendría como senador, que acá vendría como candidato y que acá vendría como Presidente.

Hoy, una vez más, le cumplo con afecto al Suroeste.

Pero también tenga la certeza que, a partir del 7 de agosto del año 2022, aquí también estaré ocupando una de estas sillas, uniéndome con afecto a este Suroeste que llevo en el alma.

Quiero también desde aquí enviarle un saludo a la distancia a un gran amigo de nosotros, a un gran promotor de este encuentro. A una persona que nos ha acompañado en múltiples ocasiones y que yo sé que, en la virtualidad y en la distancia, también nos acompaña hoy. A nuestro gran amigo el expresidente Álvaro Uribe Vélez. Un saludo muy especial.

A mí me llena de alegría este encuentro por múltiples razones. Lo hemos visitado en muchas ocasiones y estuvimos acá hace tres años empezando el Gobierno, estuvimos en el Suroeste compartiendo también expectativas planes y la construcción de un Plan de Desarrollo.

Hoy los visito a un día de estar recordando esa tarde maravillosa de ese 7 de agosto del 2018, donde una nueva generación llegaba a la Presidencia de la República. Donde le planteábamos al país una agenda de Legalidad, de Emprendimiento y de Equidad.

Una agenda que se ha labrado con hechos y que ha tenido que sortear muchas adversidades. Adversidades que se han sorteado con fe, con compromiso, con trabajo arduo y también con una buena parte de mi ser, con esta sangre antioqueña que siempre la porto con orgullo, y que me permite hoy recordar las visitas al Suroeste que hice con mi padre, Iván Duque Escobar.

Me emociona recordar esa tarde. Y esa tarde para mí tenía el vacío de no tenerlo cerca, de tenerlo ya en la Divina Providencia y también de invocarlo.

El carriel y la antioqueñidad

Pero me emociona que en estos recuerdos y a escasas horas de cumplir tres años de Gobierno, estemos sancionando esta ley que le da el sello de patrimonio al carriel antioqueño.

Hoy todavía recuerdo cuando niño llegaba yo a visitar a mi abuelo, Abdón Duque Villegas, antioqueño de pura cepa, nacido en Amalfi y quien fuera ingeniero jefe de la planta de Guadalupe.

Tenía él su carriel colgado. Y me contaba las historias del carril, los caminos pedregosos que recorrió, las montañas que atravesó, los desafíos que enfrentó.

Y el carriel no es un objeto. Es un símbolo de la antioqueñidad y lo portamos con orgullo, porque significa lo que es ser antioqueño, trabajador, resiliente, abnegado y comprometido.

Por eso hoy vengo con orgullo también a este encuentro a decirles que lo que hace tres años estábamos labrando, hoy ya son hechos. Y aquí se habla con hechos.

Es con hechos como se gobierna. No es con palabrería, no es simplemente invocando palabras que al vacío tratan de alebrestar corazones, no. Con hechos es como se construye el desarrollo y el progreso.

Transformación de Antioquia con vías

Hace tres años, recuerdo que en Angelópolis, en Amagá, estábamos nosotros compartiendo lo que era nuestra visión para el departamento de Antioquia.

Y hablábamos de las grandes carreteras, de las grandes inversiones, y hablábamos de la transformación, de unir a Antioquía con una nueva infraestructura portuaria.

Hablábamos también de la conexión con el Chocó, de la conexión con Santander.

Y yo quiero hoy decirles que hemos cumplido. Y lo digo con las siguientes obras.

Este gobierno va a dejarle a Colombia entregada Mar I, Mar II, Pacífico II, Pacífico III y prácticamente al borde de su inauguración Pacífico I, Bucaramanga-Barrancabermeja-Yondó. La conexión de Antioquia con el departamento de Bolívar, la conexión del municipio de Bolívar con la ciudad de Quibdó, la entrega tan importante y necesaria de las Vías del Nus.

Y, por supuesto, también esas conexiones que van a ir desde Jardín hasta Riosucio, entre otras muchas que yo podría enumerar.

Estamos entregando obras, porque las obras son progreso y son desarrollo.

Y hoy también quiero compartirles a ustedes que esa conexión de los Pacíficos, y esa conexión también de las vías Mar I y Mar II, que tienen ese norte puesto en Urabá, sirven también para celebrar que hoy se emitiera una decisión ya judicial, que nos acerca al inicio de la obra de Puerto Antioquia, uno de los grandes emblemas de la competitividad del departamento.

Para mí esto es vocación de servicio, pero es también entender el papel que juega Antioquia en la historia de Colombia, y el que juega en el presente y en el futuro.

Porque las obras que estamos haciendo inciden en la competitividad, sí; inciden en el empleo, también; pero lo que van a significar son las nuevas oportunidades de exportación y de conexión con el planeta.

Concluir, concluir, concluir

Y recuerdo, además, con orgullo, como mi padre siendo Gobernador de Antioquía, llegó una vez en sus primeros días al despacho y en el Palacio de La Alpujarra estaba revisando documentación, y se encontraba con que había 384 obras inconclusas.

En esa época había disputas políticas entre liberales y conservadores, y muchas obras que empezaban los liberales no las terminaban los conservadores y viceversa.

Mi padre, que tenía afecto y amigos y sentimiento en todos los municipios del departamento, puso en marcha un programa que se llamaba ‘Concluir, concluir, concluir’. Y en sus casi 20 meses de gestión entregó todas las obras al departamento de Antioquia.

Y les puso un sello: las obras no les pertenecen a los políticos, no les pertenecen ni siquiera a los contratistas, ni siquiera a los alcaldes; son de la gente.

Y como las obras son de la gente, nosotros las vamos a concluir de aquí hasta el 7 de agosto del año 2022.

La pandemia y la resiliencia

Y me emociona también decirles hoy, que lo que nosotros le hemos propuesto a Colombia, no nos lo ha arrebatado ni siquiera la pandemia.

Porque la pandemia es la más grave crisis que haya vivido la humanidad en décadas.

Todos los que estamos acá tenemos o un familiar, o un conocido, un pariente que ha sufrido la enfermedad del covid-19. Muchos de los que estamos acá hemos visto seres queridos partir, hogares que pierden a un padre o a un hermano o un abuelo.

Y al mismo tiempo, hemos visto cómo la pandemia nos ha afectado la economía, nos ha afectado el empleo, nos ha puesto pruebas de reciedumbre.

Pero hay algo que viene en el corazón de nuestra raza colombiana y, por supuesto, de nuestra raza antioqueña. La hemos llamado resiliencia. Pero no nos engañemos, aquí lo llamamos verraquera, y es la que tiene casa uno de nosotros para no dejarse doblegar, para no amainar, para no dejarse intimidar.

Porque hace un año y medio, cuando empezábamos a enfrentar semejante embestida de la naturaleza, nos sabíamos si teníamos vacunas, no sabíamos cómo controlar este virus, no sabíamos si la muerte tocaría nuestras puertas y no sabíamos cómo equilibrar las certezas que se necesitan en el hogar.

Lo cierto es que en este año y medio hemos visto que este país no se dejó llevar por la incertidumbre o sencillamente por el egoísmo, que también es una forma que habilita el cabalgar de esta enfermedad.

En este año y medio, hemos visto cómo Colombia, trabajando de la mano Gobierno Nacional y gobiernos territoriales, duplicamos las unidades de cuidado intensivo.

Hemos visto llegar esas camas a los municipios más apartados, hemos aumentado la capacidad de hacer pruebas, hemos hechos aislamientos selectivos, hemos empezado un proceso de vacunación.

Vacunación

Y recuerdo a todas esas aves de mal agüero que decían que no había contratos, que no había vacunas, que no teníamos capacidad de aplicarlas, que llegarían al 2023, que nos tardaríamos 5 años.

Hoy les quiero decir que es con hechos. Hoy superamos los 29 millones de colombianos que han recibido esa dosis, y avanzamos en las segundas dosis.

Porque nosotros caminamos es con la esperanza y los hechos.

Yo lo quiero felicitar, Gobernador (Luis Fernando Suárez), y le quiero agradecer, porque usted ha sido un gran coequipero. Con usted hemos llegado a la Antioquia profunda, hemos llegado donde los desafíos se presentan y hemos podido ver que las vacunas llegan hasta el lugar más apartado de la geografía nacional.

Esa es Colombia.

Porque el Plan Nacional de Vacunación, no fue un plan diseñado para las elites, no fue un plan de privilegios. Fue un plan gratuito, masivo y persuasivo.

Por eso nosotros lo queremos llevar a cada rincón.

Y algo que también me parece importante reivindicarlo hoy.

Muchos me dijeron: Presidente, ¿por qué no se vacuna de primero? Presidente, de segundo. Presidente hágalo ya.

Yo siempre dije que la mejor forma de enseñar es con el ejemplo, y que lo haría cuando llegara mi turno.

Me llegó el turno después de 14 millones de vacunados. Y nosotros lo cumplimos, porque así se hace administración pública; respetando además la fila, y respetando a quienes están más expuestos a la vulnerabilidad de este virus.

Hoy, con ese avance de la vacunación masiva, también tenemos que apostarle a la reactivación segura.

Reactivación

Y la reactivación no es otra cosa distinta que retornar al empleo, volver al comercio, volver al turismo, volver a estos actos, volver a las actividades que nos permiten sentirnos humanos e interactuar.

Y hacerlo, además, con las medidas que no son farmacológicas y que entrañan  nuestra responsabilidad. El tapabocas, el distanciamiento, los protocolos, además la desinfección, y tener la capacidad de transmitir ese mensaje de responsabilidad.

Yo vi cómo el año pasado tuvimos la peor recesión que haya sufrido Colombia. Y, aun así, fuimos de las economías que menos decreció en América Latina porque empezamos a reactivar con responsabilidad.

Y mientras muchos le siguen apostando al caos, como forma de hacer política…

Yo vi como el año pasado tuvimos la peor recesión que haya sufrido Colombia. Y, aun así, fuimos de las economías que menos decreció en América Latina porque empezamos a reactivar con responsabilidad.

Y mientras muchos le siguen apostando al caos como forma hacer política, nosotros los colombianos que creemos en el trabajo arduo seguimos impulsando la reactivación con el trabajo diario y la apertura de negocios.

Por eso, queridos amigos, en el primer trimestre de este año crecimos al 1.1%, mientras otros países que iban más avanzados en ese momento en la vacunación, crecían a 0.3% o al 0.6 %.

Hoy puedo decirles que estamos esperando las cifras que saque el DANE (Departamento Nacional de Estadística), la próxima semana, pero los cálculos que tenemos nosotros en el equipo económico de la Presidencia de la República es que el segundo trimestre de este año nuestra economía va a crecer entre el 13% y el 15%.

Eso demuestra que Colombia sigue adelante, que Colombia marcha con abnegación, con pundonor.

Y es cierto. Si no se hubieran presentado bloqueos insensatos y, además, volcados afectar a nuestro país, tal vez la economía hubiera crecido mucho más.

Pero lo cierto es que ese crecimiento y esa pujanza nos tienen que llevar a un propósito de país y es que nuestra economía crezca este año más del 7%, que esa sea una meta de todos, del microempresario del famiempresario, del cafetero, del industrial.

Que todos tengamos esa premisa, que avancemos comprando lo nuestro, que nos sintamos orgullosos comprando colombiano.

Esa reactivación segura y esa vacunación masiva son vitales.

Legalidad

Pero yo quiero decirles a ustedes que, aun enfrentando la más difícil de las pruebas, a la cual se le suma una crisis migratoria, a la cual se le sumaba la dificultad de tener que encontrar más de 200.000 hectáreas de coca, que las hemos ido reduciendo, enfrentar todo esto implicaba sobre todo nunca perder el norte.

Y por eso la legalidad, queridos amigos.

Yo quiero aquí agradecerles a los altos mandos militares y de Policía, coequiperos y amigos, que todos los días trabajan por Colombia.

Con ellos, en estos tres años, hemos logrado las tasas de homicidio más bajas de las últimas décadas.

Con ellos hemos alcanzado las tasas de secuestro más bajas desde que existen esos indicadores.

Con ellos logramos las mayores incautaciones de droga que haya registrado Colombia, con más de 500 toneladas de clorhidrato de cocaína.

Con ellos hemos logrado la mayor destrucción de laboratorios.

Con ellos estamos enfrentando a ‘Los Caparros’, al Clan del Golfo, al Eln, a las disidencias, a todo aquel que amenace al pueblo colombiano.

Y yo quiero reiterárselo a ustedes hoy acá.

En estos tres años, estos indicadores no los miramos con ojos complacientes, sino como un desafío adicional para lograr y construirlo cada día.

Por eso, una vez más lo reiteró en este Encuentro de Dirigentes del Suroeste Antioqueño, seguiremos derrotando, enfrentando cualquier forma de criminalidad en nuestro país.

La legalidad no se negocia, la legalidad no se transa, la legalidad no entra a ningún tipo de trueque.

Emprendimiento

Y con esa misma forma de expresar el amor por la legalidad, también me siento en el deber de hablarles a ustedes del emprendimiento, porque en estos años difíciles no hemos dejado de construir la infraestructura que necesita Colombia.

Así como mencionaba los proyectos en ejecución, recuerdo cómo empezando el Gobierno, visitaba el Túnel de La Línea que llevaba en ese momento el 45 % de construcción. 

Y me decían muchos: “eso es un elefante blanco, eso no se va a terminar; eso nos ha rebatado la esperanza”.

Pues queridos amigos, no solamente en este Gobierno ya inauguramos el Túnel de La Línea, sino que en pocas semanas estaremos inaugurando el cruce integral de la Cordillera Central de Colombia, el más grande triunfo de la ingeniería nacional.

Y, así mismo avanzamos con las energías renovables. Así mismo, a esta comunidad cafetera del Suroeste le cumplimos con el Fondo de Estabilización de Precios del Café.

De la misma manera sacamos adelante la Agricultura por Contrato.

De la misma manera, pusimos en marcha vehículos para facilitar la comercialización agropecuaria, llegando a las más grandes exportaciones en la historia de nuestro país.

Equidad

Y, también, hoy, aquí, quiero hacer referencia a la equidad.

Yo recuerdo, doctor Saldarriaga, que cuando vine al primer encuentro como Presidente, muchos me decían: “Duque, esa palabra equidad es como difícil de definir”.

Yo no voy a entrar a definiciones de diccionario, sino a la que les gusta a mis paisanos antioqueños, la que es con hechos.

¿Saben qué es equidad, querido Rector?

Lo que usted ha dicho, el mayor presupuesto para la educación en la historia de Colombia. Eso es equidad.

Equidad es la matrícula universitaria pública gratuita para los estratos 1, 2 y 3.

Equidad son 12 mil aulas educativas, que vamos a entregar de aquí a agosto del año 2022.

Equidad es las mayores ventas históricas de vivienda de interés social, y óigamelo bien, doctor Esteban Quintero, que usted estuvo conmigo hace unos días allá en Rionegro. Estábamos entregando el subsidio de vivienda número 150 mil, donde le entregábamos a una familia un inmueble y como lo prometí acá, pagan menos hoy de cuota, de lo que pagaban de arriendo. Cuota fija y eso, también, es equidad, un país de propietario.

Equidad es la mayor grande inversión en vías terciarias, y óiganmelo queridos paisanos, aquí en el departamento, muchas personas me hablaban de las vías terciarias, que estaban en el olvido por parte del Gobierno Nacional.

Resulta que el presupuesto de toda la nación en la última década, para las vías terciarias, era 100 mil millones de pesos por año.

Doctor Juan Diego (Gómez, Presidente del Senado), doctor Germán Blanco, queridos amigos de la bancada antioqueña, Santiago, que también lo veo acá; a Nicolás, lo que tenemos de vías terciarias para inversión en Antioquia este año, son 100 mil millones de pesos, solamente para el departamento. Eso es equidad.

Equidad es la comercialización del producto, equidad son las Obras por Impuestos, equidad es el trabajo que llega al territorio, equidad es salir delante de esta pandemia.

Y por eso, en este encuentro, yo tengo que decirles a ustedes lo que hemos logrado en materia de equidad durante la pandemia. Porque la pandemia cuando la comparamos con un suceso similar en nuestra historia, nos remonta a 102 años atrás.

Cuando un Presidente antioqueño estaba en su oficina, don Marco Fidel Suárez, quien había nacido en Hatoviejo (Antioquia), él veía con preocupación lo que empezaba a circular como la Peste Española –que no se había originado en España sino en los Estados Unidos–, en la ciudad de Pittsburg.

Le llegó la noticia al Presidente de que su hijo (Gabriel) había fallecido por la peste española. Cayó en una tremenda depresión, se encerró en su oficina, veía cómo fallecían 100 en mil personas en tan solo dos meses, de lo poco que se ha podido contabilizar con la historia epidemiológica colombiana. Y en ese momento no había cómo facilitar el servicio de salud y no había cómo proteger a la ciudadanía.

Milagrosamente, como si se tratara de un acto de misericordia, al año de haberse presentado la pandemia, empezó a irse lentamente.

Proyecto de Inversión Social

Cuando uno recuerda esos pasajes y los compara con el mundo de hoy, tenemos que valorar lo que hemos hecho, porque en esta pandemia, por primera vez en la historia de Colombia, lanzamos una renta básica de emergencia llamada Ingreso Solidario, que ha llegado a más de 3 millones de hogares para que puedan sortear esta adversidad.

Y, queridos alcaldes, ustedes lo han visto en los municipios, cuando llega el Ingreso Solidario. Con eso se ha mantenido a flote la economía de muchos municipios, porque esa ha sido la capacidad adquisitiva de muchas familias.

Y ese Ingreso Solidario no lo podemos dejar perder.

Por eso, a los amigos del Congreso que están hoy acá, a todos, apreciado John Jairo, apreciado John, yo los invito porque esa convicción, apreciado Juan, ustedes ya la han manifestado en el evento que adelantamos en la Casa de Nariño.

Necesitamos sacar adelante la Ley de Inversión Social para que ese Ingreso Solidario esté hasta diciembre del año 2022 y tengamos 32 meses de esa asignación de recursos.

Ningún país de América Latina ha tenido un programa de transferencias de emergencia de esa duración.

Y nosotros lo hacemos porque aquí hay corazón grande frente a los más vulnerables.

Y cómo no mencionarlo, el Programa de Apoyo al Empleo Formal, PAEF, que ha subsidiado 40 o 50 por ciento del salario mínimo legal mensual.

Nunca, ¡nunca! en la historia de Colombia un gobierno había pagado nómina a más de 4 millones de trabajadores formales para que no pierdan su empleo. Otro hito de equidad.

Consejos Municipales de Juventud

Y desde luego, tengo que hacer mención también de este programa que hemos lanzado, que queremos que sea abrazado en cada territorio. El subsidio del 25 por ciento para la contratación de jóvenes entre 18 y 28 años de edad.

¿Para qué? Para que podamos tener la recuperación del empleo juvenil y ponerlo en marcha como política de Estado, para que los jóvenes recuperen la esperanza y lo puedan hacer, además, con la motivación de que es mucho más importante la propuesta que la protesta.

Por eso, amigos y alcaldes, este año también marca un hito para los jóvenes de Colombia.

El próximo 28 de noviembre tendremos la elección de los Concejos Municipales de Juventud. Ya tenemos más de 3 mil listas que se han inscrito por organizaciones, por grupos de jóvenes. Y hasta el 31 de agosto lo podrán hacer los partidos.

Interesante. Será por listas cerradas, doctor Juan Felipe.

Interesante. Será con listas paritarias y listas cremallera.

Interesante. No habrá ni vencedores ni vencidos, porque hay un 30 por ciento para los representantes de los partidos, un 30 para los representantes de las organizaciones y otro 30 para las plataformas y las organizaciones de acción comunal.

¿Eso qué permitirá? Que ustedes, alcaldes, les den a los jóvenes el empoderamiento de formular propuestas. Y será la posibilidad de construir ciudadanía juvenil.

Con eso vamos a demostrar que en Colombia la juventud se expresa a través de la democracia y no se deja tentar con los que quieren movilizarlos hacia el odio y hacia la destrucción. 

Esa es la importancia de esa importante elección que tendremos al finalizar el año.

Al Suroeste Antioqueño

Queridos amigos, amigos del suroeste: Aquí estamos haciendo inversiones relevantes. Doctor Carlos Mario (Estrada), el nuevo centro del SENA, bajo la modalidad que yo le he dicho: aquí un alcalde nos pone el lote, nos ayuda con los ladrillos y nosotros operamos de ahí en adelante el servicio de aprendizaje. 

Estamos avanzando en la cobertura de la jornada única y en la doble titulación, también con el SENA.

Estamos avanzando en infraestructura deportiva.

Y estamos avanzando en la comercialización de nuestros productos regionales. 

Pero también quiero que este Suroeste abrace esa frase donde el turismo es un nuevo petróleo, porque quiero que visitantes de Colombia y del mundo vengan a conocer esta tierra, rica en naturaleza, rica en la calidad de su gente, rica en sus artesanos y rica también en su ancestralidad.

Por eso con Fontur, haremos también inversiones en varios de los municipios, muchas de las que estaremos inaugurando.  

Yo podría quedarme acá horas enteras hablando de las obras, pero yo quiero finalizar diciéndoles a ustedes que, en estos tres años, es con hechos como les hemos hablado. Es con afecto.

Y que, a pesar de las adversidades, las adversidades, como diría Estanislao Zuleta, en su famoso Elogio de la Dificultad, nos ayudan a crecer en el espíritu, a crecer en la fe y a crecer en las convicciones que están en nuestras raíces. 

Querida comunidad, cuenten conmigo que aquí seguiré viniendo.

Y téngalo ya presente, doctor Saldarriaga, que estaré en el próximo encuentro, con estas obras, muchas de ellas inauguradas y otras por inaugurar en cuestión de días. 

Mi compromiso con Antioquia y con el Suroeste es el mismo compromiso que con toda Colombia, pero con una cuñita adicional. Esta es la tierra de mi padre y de mis ancestros. 

Esta es la Antioquia que se crece, la que ve en cada una de sus regiones que estas son montañas perfumadas de libertad. 

Muchísimas gracias.

(Fin/gta)

Sistema Web Presidencia


Dependencias Presidencia