Palabras del Presidente Iván Duque en la sanción de seis leyes que promueven el fortalecimiento de oportunidades y equidad para la mujer, así como el emprendimiento y la equidad de género

Discurso

Palabras del Presidente Iván Duque en la sanción de seis leyes que promueven el fortalecimiento de oportunidades y equidad para la mujer, así como el emprendimiento y la equidad de género

Bogotá , 5/08/2021

 

 

 

Bogotá, 5 de agosto de 2021.

La verdad es que aquí se han dicho todas las cosas y difícilmente podemos agregar algo distinto.

Hay algo que quiero expresar del corazón; es el cumplimiento de sueños, de anhelos, de posturas y de acciones de gobierno.

Sin lugar a dudas a mí me emociona, porque cuando fui candidato presidencial, cuando estaba empezando la campaña dije en distintos escenarios: que una de las ilusiones que yo tenía era tener a mi lado la primera mujer Vicepresidenta en la historia de Colombia, y la verdad es que ese sueño se cumplió y se cumplió al lado de una mujer que le ha puesto a la defensa integral de la mujer, al papel de la mujer en la administración pública, un hito de siempre, un hito histórico. Y me complace, además, que esté hoy con nosotros y pido un aplauso para la doctora Marta Lucía Ramírez (Vicepresidente y Canciller de la República).

También me emociona que dijimos, en muchas ocasiones, que íbamos a tener un gabinete paritario, y la verdad es que lo hemos cumplido. Hemos tenido momentos donde de pronto la rotación o la entrada y salida de algunos de los miembros del gabinete, pues nos ha puesto en algunas ocasiones, preponderantemente conformado por mujeres. Otras veces hemos estado con hombres, pero la verdad es que hemos mantenido esa línea de paridad.

Y esa línea de paridad se ve expresada de muchas maneras. Hoy en día tenemos a la Vicepresidenta, que a su vez es Canciller; tenemos a la Jefe de Gabinete de la Casa de Nariño, la doctora María Paula Correa; tenemos, en este momento, si uno suma Cancillería, también con los otros ministerios, seis mujeres ministras, pero tenemos a la Directora de Prosperidad Social (Susana Correa); tenemos a la Directora del Departamento Nacional de Planeación (Alejandra Botero Barco); tenemos la gran mayoría nuestras consejerías presidenciales en cabeza de mujeres. Aquí está la doctora Clara Elena Parra (Consejera para la Competitividad).

También está nuestra Consejera de las Regiones (Ana María Palau); la Secretaria de Transparencia (Beatriz Helena Londoño), que está con nosotros; en las superintendencias, la Superintendente de Notariado y Registro (Goethny Fernanda García); a la Superintendente de Servicios Domiciliarios, (Natasha Avendaño García); tenemos a la Directora del ICBF (Lina Arbeláez); tenemos a la Presidenta de Findeter (Sandra Gómez), tenemos a la Directora de En Territorio.

Es decir, vamos mirando entidad por entidad, y podemos decir que hay alrededor de 10 viceministras; tenemos hoy, por ejemplo, gracias a la nominación, que hizo nuestro Gobierno y que después se llevó a la decisión del Congreso, la Corte Constitucional tiene, prácticamente, cuatro magistradas, y estoy seguro, que muy pronto, también, tendremos esa presencia mayoritaria de la mujer allí.

Tenemos la primera mujer Procuradora en nuestra historia republicana (Margarita Cabello); la doctora Heidy (Heidy Gallo Santos) que ha sido nuestra Consejera de la Mujer ha hecho una labor maravillosa.

Es decir, que casi que comparativamente, gobierno a gobierno de los últimos casi 50 años, este ha sido el Gobierno que le ha dado la mayor proyección en el ejercicio de la función pública a la mujer colombiana, y eso se hace porque hay compromiso, porque hay una vocación de empoderamiento que queremos marque una pauta para siempre.

Y, también, me emociona cuando hablamos de la mujer afrocolombiana. Está con nosotros hoy la Ministra de Cultura, Angélica Mayolo, quien hizo un evento espectacular la semana pasada, en el Teatro Colón, donde estábamos rindiendo el homenaje a muchas de las gestoras culturales, artistas de nuestro país.

Y Colombia ha tenido en toda su historia, en 200 años, a cuatro mujeres afrocolombianas que se han sentado en el consejo de ministros. De esas 4, 3 han sido de nuestro Gobierno: la doctora Angélica, la doctora Carmen Vázquez (exministra de Cultura) y la doctora Mabel Torres (exministra de Ciencias).

Y eso también, significa muchísimo, en lo que nosotros queremos enviar como mensajes a la sociedad.

No al machismo

Pero, además, hay otro elemento de fondo. Empoderar a las mujeres, darles ese apoyo decisivo, no es lo único que a nosotros nos motiva. Tenemos que ser muy claros en que nuestro país tiene una patología difícil, incubada por décadas.

Y es machismo, y el machismo que conduce a la violencia doméstica, el machismo que conduce, muchas veces a que se cercene en espacios laborales y en espacios de participación, el enfoque de la mujer.

Y vencer el machismo no es solamente un tema de permitir a las mujeres que denuncien. Vencer el machismo tiene que ver con el tipo de sociedad que estamos construyendo, con el tipo de hombres que estamos formando, y requiere también una acción multinivel.

Yo puedo decir que hoy se han marcado hitos históricos, en vencer el machismo, por ejemplo, en la participación política. El próximo 28 de noviembre tendremos la elección de los Consejos Municipales de Juventud, y se estableció allí, no solamente la lista paritaria, sino también la lista cremallera, hombre, mujer, hombre mujer. Y siendo listas cerradas, también marcará un hito en nuestra democracia.

Establecimos, con el apoyo del Congreso de la República, en la discusión del código electoral, las listas paritarias, como un deber de país.

Y en la reforma a la Justicia, que también fue aprobada, con el apoyo del Congreso, la primera reforma a la Justicia prácticamente en 25 años, también el anhelo que se tiene que ir concretando, para llegar a esa paridad en las Altas Cortes y tribunales.

Eso es construcción de una sociedad que vence el machismo.

Pero tenemos otros deberes, y tienen que ver con la manera en la que se conforma familia, en la que se educa.

Y esa es una de las razones por las cuales estamos hoy acá. Tuve el inmenso honor como Senador de la República de ser coautor del aumento de la licencia de maternidad en el país. De llevarla a 18 semanas y recuerdo que, en ese momento, también, empezábamos a dar puntadas de lo que tenía que ser una participación, aún mayor, en esa licencia por parte de los padres.

Hoy quiero felicitar al Congreso y, de verdad doctor José Daniel López (Representante a la Cámara), agradecerle su participación, la de todos; pero verlo a usted liderar esa causa es bien importante porque en la crianza es fundamental ir generando esos equilibrios.

¿Trae costos? Sí. Claro que trae costos. Muchas veces y sobre todo saliendo de una pandemia es incómodo en la discusión del sector privado; se entiende que puede ser. Pero seamos claros, los fenómenos que tenemos hoy en la sociedad, los fenómenos como el de los ‘ninis’ o los fenómenos, también, como las carencias de afecto y de presencia, en muchos hogares, se tienen que empezar a derrotar desde edad temprana.

Y eso se logra cuando empezamos a generar esa equiparación del tiempo de crianza y el tiempo de atención en los primeros días de los niños. Por eso, más allá del costo, ese también es un hito fundamental que se hace y es para vencer el machismo. Porque la atención y la crianza, obliga a los padres de la misma manera que obliga a las madres en nuestro país.

Quiero, también, hacer referencia a cómo estas normas que estamos hoy promulgando y sancionando tienen que ver con cerrar esas brechas y vencer el machismo.

Igualdad en remuneración

La ley que hace referencia al acceso de medidas laborales y educativas, preferencialmente, para la mujer, tiene como objetivo que la apertura de oportunidades, no solamente sea igual, sino que las convocatorias para esos puestos de trabajo tengan la igualdad en la remuneración.

Esta ha sido una obsesión, también de Marta Lucía y lo hemos hablado en muchas ocasiones, porque, prácticamente, venimos de décadas donde la diferencia por trabajo entre hombre y mujer puede ser del orden del 25 %.

Con los trabajos que se han adelantado con proyectos como Equipares queremos eliminar esas diferencias, cerrar esas brechas y, hoy más que nunca, tenemos que hacerlo desde el mismo momento en el que se hace una convocatoria y se abre una oportunidad de carácter laboral.  Mis felicitaciones a los autores y ponentes por esa iniciativa.

En lo que tiene que ver en los accesos a los servicios financieros y sobre todo para las mujeres cabeza de familia y, también, como se establece ahí, hombres cabeza de familia, se está marcando un hito.

Y que muchas veces se asume que, el acceso al servicio financiero, es más fácil para la mujer, ¡no!, no es así; es mucho más difícil en muchas ocasiones porque, además, las mujeres tienen que acreditar, prácticamente, ingresos autónomos y propios para poder acceder al crédito o siempre termina el esposo o pareja, también, de codeudor.

Aquí se está rompiendo esa barrera y es una manera de abrir más acceso y de vencer el machismo que muchas veces se presenta, que puede ser, inclusive, un machismo discreto, y de pronto no pensado, involuntario en la normatividad, pero que termina generando un sesgo en detrimento de la mujer.

Mujer emprendedora

Quisiera destacar algo muy importante. Yo escuchaba ahora a Alfredo Deluque (Representante a la Cámara), cuando hablaba sobre los temas de emprendimiento; esta norma de emprendimiento para la mujer.

Muchas cosas hay ahí importantes, pero yo quisiera destacar algo que marca un hito en la política financiera de Colombia, y es que los Fondos de Pensión como inversionistas institucionales van a invertir el 3 % de sus recursos en Fondos de Capital Privado, que estimulan el emprendimiento, la innovación, la creatividad, la transformación, pero con ese enfoque en contribuir a la mujer emprendedora de nuestro país.

Es algo que también se une a lo que logramos construir en medio de la pandemia y en la emergencia que vivió Colombia con el apoyo de Heidy, de Marta Lucía y de varias de nuestras ministras y, por supuesto, el doctor Ignacio Gaitán, Director de iNNpulsa, para que tuviéramos ese patrimonio autónomo de Fondo Mujer, y que por ahí también pudiéramos canalizar recursos hacia los emprendimientos femeninos, y, por supuesto, también, hacerlo a través de canales tan relevantes como el del Fondo Emprender del SENA.

Ahí yo creo que se marca una gran diferencia. Sin lugar a dudas la Ley Creo en Ti, y me gusta además muchísimo el nombre, es también empoderar, ordenar y vincular toda la transversalidad de las agencias del Estado para apoyar las MiPymes lideradas por mujeres.

Y a veces, de pronto, esos indicadores no se hablan. Las Mypes (Micro y Pequeña Empresa), para empezar, son más del 70 % de la fuerza laboral del país. Si hablamos de MiPymes estamos hablando de más del 90 %, pero de esas Mypes o esas MiPymes, más del 57 % tienen como gestora principal o como socia principal a una mujer.

Entonces, hablar de la Ley Creo en Ti es lograr que la DIAN, que el Invima, que ProColombia, que iNNpulsa, que el Fondo Emprender, una a una todas las agencias del Estado, tengan ese enfoque de empoderamiento, y por eso también me emocionó escuchar a Erasmo Zuleta (Representante a la Cámara) hablar sobre esta materia y escuchar a dos grandes mujeres congresistas que han estado detrás de estas iniciativas decir: oiga estamos haciendo esto, porque esto es transformar país y es poner a Colombia en el centro de las políticas de género en el mundo.

Trabajo remoto

Y, claro, otro elemento que está presente aquí. La Ley de Trabajo Remoto, y yo oía ahora a mi buen amigo César Lorduy (Representante a la Cámara). Escuchaba también a Laura Fortich (Senadora de la República) hacer referencia a esto. Las leyes de trabajo remoto son, primero, una reacción al mundo en que estamos viviendo; el mundo se ha vuelto cada vez más virtual, se ha vuelto cada vez más digital, pero se ha vuelto más virtual y más digital no coyunturalmente.

Se va a convertir en una pauta estructural y, cada vez más, veremos contratos de trabajo, donde el talento va a estar pidiendo flexibilidad; quiero trabajar un poco más desde casa o desde donde quiera que esté, y hacerlo significa no solamente entender esas nuevas dinámicas del mercado laboral mundial, sino también entender que en momentos donde el mundo sigue amenazado por una pandemia, y no sabemos cuánto tiempo va a durar, hacerlo es proteger el empleo de la mujer.

Porque muchas madres profesionales han tenido que enfrentarse a una situación muy compleja, y es: los niños en casa, el esposo trabajando y muchas mujeres han tenido que dejar su trabajo para atender ese apoyo de escolaridad del niño, pero, además, con unos elementos a veces más complejos y que necesitamos sacar de tabúes y ponerlos también sobre la mesa.

Muchas madres han tenido no solamente que atender la demanda educativa de sus hijos, sino también tener que lidiar con incidentes complejos de ansiedad, de temores, de carencias por no tener cerca a sus compañeritos, por no tener sus entornos escolares, y créanme, eso ejerce una presión muy fuerte sobre el hogar, pero también una presión mucho mas fuerte sobre las mujeres.

Por eso, esta Ley de trabajo remoto entiende y adapta esas circunstancias a un mundo que todavía no le ha dicho adiós el covid-19 y que quizás no le dirá adiós en un tiempo más largo del que todos creemos.

Licencia de paternidad

Y doctora Jennifer Arias (Presidenta de la Cámara de Representantes), mi felicitación porque el proyecto suyo que tiene que ver con esa licencia de paternidad y el tiempo compartido. También se asocia a esto y empieza a generar una mejor cultura de participación del hombre en nuestra sociedad.

Yo creo que estas son herramientas que son muy disientes y que con la Ley de Comisarías de Familia busca, de alguna forma, dotar a la sociedad de mejores herramientas de denuncia; más aún con un tema que en el cual necesitamos todavía dar más pasos.

Y es que muchas veces las mujeres que son víctimas de violencia doméstica acuden a la comisaria y, entonces, ponen la denuncia, toman la denuncia y después les dicen: regrese a la casa y váyase a convivir con el victimario.

Y el problema es que empieza la presión psicológica, la presión familiar, todas las demás y aparece la figura del desistimiento. Después de ser golpeada, después de recibir la presión psicológica o cualquier otro tipo de agresión, la mujer termina desistiendo.

Yo creo que, así como estamos dando el paso tan importante en materia del fortalecimiento de las Comisarías de Familia, tenemos que dar un paso aun más grande y es que le pongamos fin a esa figura del desistimiento.

Obviamente, sobre la base denuncias ciertas y que haya transparencia en el proceso, pero eso también será una de las herramientas más importantes para vencer ese machismo que muta y se traslada hacia violencia y agresión dentro del hogar.

Y mi última mención es, de verdad, de gratitud y de admiración al trabajo que ha adelantado el Congreso. Al Congreso muchas veces lo vilipendian, lo atacan y aparecen además esas voces que son siempre de ocasión, muchas veces politiqueras, que golpean al Legislativo para tratar de capturar votos.

Yo sé que eso muchas veces y en muchos países suele ser taquillero, pero yo también lo digo viniendo del Congreso de la República. Fui Senador de la República tres años y ocho meses, estuve con muchos de ustedes. Sé del trabajo que se adelanta desde el Legislativo, pero, además, el trabajo que ha adelantado el Congreso de Colombia en medio de la pandemia, sacando legislación relevante, transformadora y que marca hitos, es algo que tenemos que resaltar, que tenemos que admirar y que tenemos que comunicar.

Estas normas que hoy estamos promulgando son una forma muy clara de mostrarle al resto del país, a nuestra sociedad y al mundo, que el Congreso de Colombia, en medio de esta pandemia, ha sacado normas que marcan un antes y un después en la protección, tutelaje y, sobre todo, en el empoderamiento de la mujer.

Y que se unen a un plan de desarrollo llamado ‘Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad’, que no solamente crea un capítulo de manera estructural en defensa de la promoción de la mujer, sino que tiene un trazador presupuestal donde nosotros podemos decir que más del 50 % del presupuesto social que tiene la Nación está orientado y dirigido a la mujer colombiana.

Así que con orgullo, estas leyes, como suele decirse, comuníquese, publíquese y cúmplase, porque estamos juntos haciendo grandes transformaciones.

Muchísimas gracias.

(Fin/dlg/ep/aa/jdg/lfg/mha)

Sistema Web Presidencia


Dependencias Presidencia