Palabras del Presidente de la República, Iván Duque en la conmemoración de los 70 años de Ecopetrol

Discurso

Palabras del Presidente de la República, Iván Duque en la conmemoración de los 70 años de Ecopetrol

​Barrancabermeja, Santander , 3/09/2021

 

 

 

Barrancabermeja, Santander, 3 de septiembre de 2021

Para mí es un gran honor estar con ustedes esta mañana, porque hoy estamos celebrando 70 años de transformación, 70 años de progreso, 70 años de consolidación industrial, 70 años de innovación de una empresa que está en el corazón de toda una nación.

De una empresa que le pertenece a toda una nación y de una empresa que no deja de pensar en grande y de mirar al futuro con ilusión, pero con certezas claras sobre su capacidad de impactar en múltiples sectores.

Estos 70 años han sido un fenómeno, un fenómeno interesante, porque en 1951, cuando estaba la reversión de la concesión mares se hablaba de la creación de una empresa colombiana de petróleos.

Esa empresa surgía en el gobierno de Laureano Gómez y donde, también, tuvo una gran intervención Roberto Urdaneta Arbeláez.

Ellos entendían la necesidad de entrar al negocio con una empresa nacional pública, pero entendían, también, que ese proceso exigía buscar destinos, geografía y proyectos.

Y por eso, los primeros 10 años de la empresa fueron muy interesantes. Tanto que el punto del Pozo Llanito Nueve. que llegó en 1961, representó un hito histórico en la vida de la empresa.

Ese hito fue reforzado, también, por este bello lugar. Por la necesidad de tener un proceso de refinación y que le permitiera, también, a la sociedad colombiana tener un nuevo polo de desarrollo.

Sin duda, Barrancabermeja no sería lo que es hoy sin haber tenido esa gran visión, pero también Ecopetrol no sería lo que es hoy sino tuviera estas garras santandereanas y esta bella geografía santandereana que se hace grande y que hoy aplaudimos por su impacto en la historia de nuestro país.

Sin lugar a dudas, los años siguieron trayendo retos, y retos importantes. En 1970 empezaron las grandes exploraciones gasíferas en la Guajira y empezaron, también, a abrirse nuevas oportunidades entendiendo que, la producción de hidrocarburos era, también, una fuente de ingresos para la Nación de cara a la urgente necesidad de cerrar las brechas sociales.

Y los años 80 fueron igualmente decisivos. Tuve el inmenso honor de acompañar a mi padre, quien en ese momento se desempeñaba como Ministro de minas y Energía, y de ver la llegada de lo que era el Pozo de Caño Limón y, después, su interconexión hacia Coveñas, donde el FSU era la Unidad de Carga donde llegaban los compradores y llevaban el hidrocarburo para dejarle recursos a nuestra Nación.

Muy importante, también, fueron los pasos en los 90 con Cusiana y Cupiagua y, también, significativamente, la transformación que empezó a vivir esta empresa a partir del nuevo siglo.

Esta empresa ha desarrollado su potencial en este siglo y lo ha hecho, también, con la idea de ser una empresa dinámica, transparente, pero que le abre participación a la ciudadanía.

Los procesos iniciados en el 2003, consolidados en el 2006, permitieron que Ecopetrol tuviera, no solamente una visión distinta al hacer gestión contractual de petróleos y entrara a una escala donde Colombia entraba con una Agencia Nacional de Hidrocarburos a hacer asignaciones de campos y se concentraba la labor petrolífera, científica, la labor de llegar al territorio y maximizar la producción y hacerlo con una idea muy clara, saltar progresivamente hasta acariciar más de 800.000 barriles día.

La democratización accionaria

Eso no hubiera sido posible si no se hubiera hecho la democratización accionaria, en el año 2006, y el fortalecimiento del gobierno corporativo.

Y esas decisiones son justamente las que permitieron que más colombianos, a través del mercado público de valores, pudieran hacerse a acciones que representan el ahorro para su futuro. 

Esa bella transformación, y un Gobierno Corporativo estricto, con interés puramente fiduciario, fue también trayendo una gran germinación. 

El año 2016 será recordado como el año en el que empezó a funcionar la Refinería de Cartagena en su nueva fase, una Refinería que había sido proyectada desde 1970, y que hoy, ha cambiado, también, lo que se conoce en el argot del sector, como la dieta, de pasar de ser un importador de más del 80% para refinarlo en sus instalaciones a tener hoy una composición, donde prima, por excelencia, ese hidrocarburo nacional. 

Y en los últimos tres años, la empresa, también, ha emprendido otra transformación.  Lo dije dirigiéndome a esta Asamblea hace tres años, que queríamos un Ecopetrol grande, vigoroso, trabajador, pero al mismo tiempo innovador y sostenible. 

Y en estos tres años hay unos hitos históricos que quiero destacar. Empezando, también, por hacerle un reconocimiento amplio no solamente a la Junta Directiva de la empresa, que la preside el doctor Luis Guillermo Echeverri, sino también, mostrarle al mundo que el Gobierno Corporativo de Ecopetrol se ha protegido y se debe proteger. 

Y hemos mantenido la continuidad en el equipo gerencial, porque las empresas públicas les pertenecen a los ciudadanos y no pueden caer en el manoseo ni de la politiquería ni la demagogia. Se protege este patrimonio y ese equipo gerencial nos merece todo el aprecio.

En estos tres años, tres hitos importantes. El primero, Ecopetrol, deja de ser una empresa estrictamente petrolera, para convertirse en energía de Colombia. Por eso, para mí ese ECO, esa Energía de Colombia, significa a una empresa que fue capaz de entender que el negocio de los hidrocarburos, también, requiere un gran balance energético y que no es dicotómico. 

Que es todo lo contrario, que es posible y materializable. Y en estos tres años, Ecopetrol se ha convertido en la primera empresa auto generadora en Colombia con energías renovables no convencionales. Solamente lo que ha invertido Ecopetrol en energías renovables no convencionales, es diez veces lo que tenía Colombia instalada de energías renovables en el año 2018.

Luego, la transición, es posible, es un deber no solamente fiduciario, sino es un deber con Colombia. Y le hemos mostrado al mundo que, petróleo y energías renovables no son dispares. Todo lo contrario, hacen parte de una armonía sostenible que queremos preservar. 

Quiero, también, destacar otro hito. Ecopetrol ha cruzado fronteras y lo ha hecho con todo el rigor, ha llegado a esa cuenca del Permian, en Texas, en los Estados Unidos. Se ha asociado con gigantes de la industria, lo que no se veía posibles años atrás, para las empresas latinoamericanas.

Pero no solamente se ha asociado, sino que hoy en día ya está produciendo más de 50 barriles diarios con esa asociación mostrando, también, que se puede aprender de las técnicas de yacimientos no convencionales y hacer inversiones que también fortalezcan la seguridad energética de nuestro país.

Y, desde luego, otra las grandes transformaciones es la proyección de Ecopetrol hacia el futuro. Ecopetrol duro dos años haciendo una gran valoración y análisis de una decisión estructural.

El mundo marcha hacia la descarbonización y muy seguramente en las próximas cuatro décadas veremos menos intensidad en el consumo de hidrocarburos en el mundo. Y, por lo tanto, las empresas no pueden quedar anquilosadas ni pensando en el pasado o en lo que fue o tratando de sobrevivir frente a la realidad.

Adquisición de ISA

Se necesita una reinvención inteligente y ser capaz de dimensionar una nueva estrategia corporativa. Por eso, la adquisición de (Interconexión Eléctrica S. A.) ISA no es una mera adquisición, es la consolidación de la empresa de energía más grande de América Latina y el Caribe.

Y es una decisión para que se una el desarrollo de los hidrocarburos con la interconexión de la energía sostenible, con la infraestructura que conecta naciones y, también, con la tecnología integral de proteger los principales activos de una nación.

Esa transacción significa que nosotros no estábamos buscando, sencillamente, soluciones de carácter fiscal, porque en el pasado hemos visto como muchos activos estratégicos se vendían a fondos de capital extranjero, solamente para tener acceso al dinero. Aquí no. Aquí esta empresa con su consolidación es colombiana, será siempre colombiana para el beneficio de nuestra nación.

Y muy importante, también, destacar los siguiente. Se trata de una unión con dos empresas que tienen un gobierno corporativo que se destaca, pero que tiene la sostenibilidad en su ADN.

ISA ha sido líder en política ambiental y ha ejercido, también, un trabajo fundamental en la protección de la biodiversidad.

Y Ecopetrol es hoy, también, la empresa líder en materia de reforestación y de protección de ecosistemas diversos.

Es la empresa que más está contribuyendo a la meta de los 180 millones de árboles que queremos tener sembrados para agosto del año 2022 y definir una nueva meta. Pero es la empresa que acompaña también las decisiones ambientales grandes de Colombia como reducir en un 51% las emisiones de gases efecto invernadero para el año 2030 y ser, además, un país carbono neutral en el año 2050.

Ver a un grupo Ecopetrol comprometido con esos propósitos la convierte en la empresa de hidrocarburos líder en el mundo, en materia de transición energética y en materia de compromiso ambiental.

Y quizás, la forma más importante de escribirlo, es que esta empresa resiliente, y que, además, se fortalecen la riqueza humana de sus trabajadores, fue una de las pocas empresas en el mundo que dio utilidades en el año 2020, en el año de la pandemia.

Mi reconocimiento a todos los trabajadores de Ecopetrol, porque no hubiéramos alcanzado ese resultado sino fuera por la mística que los caracteriza.

Y me emociona también ver a un Ecopetrol que quiere llegar cada vez más a la mano de obra local, que empodera la mujer, que trabaja con conciencia ambiental y que está fortaleciendo su agenda social en el país, ayudando a la construcción de acueductos, de centros Sacúdete, y apoyando, también, el desarrollo de sus lugares de influencia.

Esta bella ciudad de Barrancabermeja que tiene, además, está linda ciénaga que tenemos aquí. Y que tiene, además, esa inmensidad del Magdalena, esta ciudad tendrá, no solamente un malecón en el cual aportaremos recursos del Gobierno Nacional, sino que tendrá, también, una infraestructura tecnológica, digital y cultural con el sello, el aporte y la mano de Ecopetrol.

Eso demuestra el compromiso de esta empresa con la transformación de nuestras ciudades.

Y también es una empresa que está generando una gran sensación de pertenencia en todo el pueblo colombiano.

Ecopetrol en estos tres años se ha hecho más fuerte, se ha hecho más tecnológica, se ha hecho más consciente ambientalmente. Y al mismo tiempo liderará la transición hacia el hidrógeno verde y hacia el hidrógeno azul, dos grandes iniciativas que, también, ayudarán a una nueva configuración de nuestra matriz energética.

Pero también Ecopetrol le apuesta al almacenamiento de energía, porque ahí, también, está parte de nuestro futuro.

Y quiero agradecerles a nuestros jóvenes artistas de esta bella sinfónica juvenil que nos acompañan hoy, porque también representan la apuesta de Ecopetrol por acompañar a las nuevas generaciones en su talento y en su capacidad, desde la cultura, para unir a nuestro país. Muchas gracias muchachos por estar hoy en estos 70 años.

Y quiero cerrar diciendo lo siguiente. La pandemia del covid-19 golpeó al mundo, afectó a nuestra sociedad, nos trajo retos, pero ha salido a relucir la grandeza de una nación que no se amaina y no se doblega, que no se agacha, sino que sale siempre impetuosa y con afecto a buscar nuevos horizontes.

Esta empresa demostró el año pasado que en los momentos más críticos de la pandemia fue capaz de tener un plan de contingencia, cuando ni siquiera había certidumbre sobre las vacunas o sobre cómo prevenirla, demostró que era líder en protocolos de bioseguridad, que era líder en aislamiento selectivo, y ya ha demostrado, también, líder en la vacunación de su equipo de personal.

Ha demostrado que acompaña el progreso de Colombia en el que nos ha permitido crecer en el segundo trimestre por encima del 17%, alcanzando el trimestre de más crecimiento de este siglo.

Ha demostrado, también, que une sus cadenas de valor y que acompaña la gran infraestructura. Esa es la demostración de que esta empresa, que es colombiana y de los colombianos, tiene también en su ADN lo mejor de nuestro país.

Por eso quiero felicitarlos por estos 70 años. Y cerrar diciendo como lo dice esta camisa la de los trabajadores de Ecopetrol: tenemos la iguana en nuestro corazón.

Muchísimas gracias.

(fin/mp/agp/ada/pm/epr/gaj)

Sistema Web Presidencia


Dependencias Presidencia